jueves, 4 de febrero de 2010

Frase imbécil del día

"La autoridad del profesor crecerá con democracia y clases amenas"

(Ángel Gabilondo, Ministro de Educación y hermano)

Sabemos que, a menudo, los niños malcriados, a los que se les ha consentido todo, al final no logran salir adelante en la vida, porque ésta les trata de otra manera y no han aprendido a disciplinarse a sí mismo, a situarse en el buen camino. Educa a tu hijo como un demócrata y te saldrá un dictadorzuelo. Esto vino a decir un pedagogo francés que como Pablo de Tarso, tuvo que caerse del caballo -Roussiano- para vislumbrar la verdad, la que nos especifica con precisión quirúrgica que no ha habido mayor desastre en la historia de la educación -tal vez sólo la podríamos comparar con la revolución cultural del genocida Mao- que haber dejado ésta en manos de pedagogos y políticos progresistas.
Si no fuera porque ya me conozco la pasta intelectual de la que están hecho éstas gentes del gobierno, podría quejarme, y decir que no salgo de mi asombro ante la última deposición del ministro de Educación (Ministerio que no tiene ningún sentido que siga abierto; propongo que sea okupado por una marabunta de antisistemas de esos que tanto cariño y asombro levantan en el hermano de Iñaki, antiguo rector de una universidad que democráticamente legisló sobre el botellón en el Campus, y los muchachos y las muchachas en flor aprovechaban para emborracharse y drogarse bajo la permisiva mirada del actual ministro).
¿En que charca inmunda han abrevado esta casta de parásitos para tener a todo un país a un palmo del infarto? ¿Nos merecemos ésta desgracia que va ya para los siete años y encima no tiene solución de quedarse en plaga bíblica?. Siento decir que estos tipos están enfermos.



6 comentarios:

  1. .-BATE: Tú lo has dicho, una frase imbécil del todo.

    .-Resumiría la educación diciendo que es decirle a un niño cuando proceda que no a esto o no a lo otro. Pero claro, para algunos es más moderno decir a todo que sí y que hagan lo que les dé la gana.

    .-Me crié a finales de los 60 y durante toda la década de los 70 y recuerdo incluso algún cocotazo de algún profesor, o alguna que otra bofetada de mi padre o zapatillazo de mi madre, con nostalgia y nunca me arrepentiré de ello.

    .-Gracias a ese proceso educativo creo que hoy soy una persona normal y decente.

    ResponderEliminar
  2. La educación es patrimonio mayoritario del hogar en que te crías. Lo del colegio, es un complemento.

    Un saludo

    PD: Con lo de las frases imbéciles, descubriste un filón.

    ResponderEliminar
  3. Este hombre se ha caído de un guindo, o tiene mala fe. Qué pena y qué difícil va a ser enderezar todo esto! Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Finzi; el colegio, el instituto o la universidad están para conseguir un título o acreditación de estudios homologable con la sociedad. La educación como personas, se debe enmarcar básicamente en el ámbito del hogar y del círculo de relaciones sociales que rodean a una persona en formación. Educan los padres, tíos, abuelos, amigos, vecinos, municipales, policías… es una labor complementaria de todos. Por lo general, en condiciones normales de respeto, cuando existe un desacuerdo en algún punto educativo entre padres, no se muestra delante del niño. Se discute y se plantea serenamente entre los padres en privado. Por lo mismo cuando un padre va a hablar con el maestro se le plantean los problemas en privado haciendo frente común para educar al hijo/alumno, y no delante de este desautorizándolo.
    Ya digo que debería ser un compromiso y acuerdo de todos.

    ¡¡¡Como no construyamos entre todos...!!!

    ResponderEliminar
  5. Cuando lo conté en una de mis clases, los alumnos me miraron extrañados. Me preguntaron en qué consistía eso de la democracia en clase y les di la siguiente explicación:
    Profesor: Hoy vamos a estudiar las oraciones de relativo.
    Alumnos: Lo sentimos, profesor, pero hemos votado que no.
    Profesor: Ah, vale, pues no estudiamos las oraciones de relativo.

    La carcajada fue general, Bate. Hasta los propios alumnos se percatan de la majadería de estos progres de pacotilla.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.