viernes, 5 de febrero de 2010

Falsedad

Deuteronomio: “No explotarás al jornalero necesitado…” ; y el PSOE en su particular exégesis, concibió el PER. Dijo Jesús a Pedro: “Ve al lago, echa el anzuelo; coge el primer pez que saques, ábrele la boca y hallarás una moneda de cuatro dracmas. Dársela a los hombres como impuesto por mí y por ti”. Jesús no hacía milagros simplemente por capricho, sino sólo en relación con la fe. Él dijo expresamente: “No he venido a hacer milagros, sino anunciar el reino de Dios”.
Nuestros socialistas no llegaron para pregonar el mensaje de Cristo, pero sí a hacer milagros.
Aún cuando todo el orbe percibió que el batacazo económico sería de proporciones bíblicas, ellos -el progreso-, con su fanfarrón gótico y leonés a la cabeza, auguraban -tal Casandra en la caída de Troya- el pleno empleo.
¡Oh, cielos!, derramad desde arriba vuestro rocío”, imploraba el profeta Isaías.
Y los votos cayeron veladamente del cielo mientras el peso estruendoso que acrecentaban en silencio nuestros muertos, nos ensordecían. ¡Seremos la envidia de las naciones que habitan la tierra!.
Fin. Banalidad.
Todo ha quedado tras la fiesta orgiástica en aire hueco, solemnes pamplinas, humo, carnaval de fantasías, millones de familias abocadas al desastre, camino de perdición.
Que mejor final para el señor del Viento.


5 comentarios:

  1. Es un farsante y un cínico redomado.
    Predica al otro lado del Atlantico todo lo contrario de lo que ha hecho aquí en su desastroso manadato.
    Y el colmo de la desfachatez pasa por referirse a la justicia de pagar al trabajador su trabajo,cuando tiene más de 5.000.000 en las filas del INEM, o hablar de los necesitados cuando pretende bajarle la pensión a todos los jubilados de este país.
    Nauseabundo.

    ResponderEliminar
  2. Para colmo ni siquiera habló con Obama, a pesar de que lo habían anunciado. Menuda cara que tiene, de hormigón armado.

    ResponderEliminar
  3. Este tío es puro marketing y ya está. No hay nada más detrás, salvo mucho sectarismo que lo embrutece más de lo que ya lo es él mismo por su propia naturaleza.

    Aparte, claro, es un jeta de cuidado. Mentiroso, puro fraude, inútil, vago... Todo un dechado de virtudes, vamos.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  4. Cuántas palabras gastadas para los tristes políticos. Infames políticos.
    Triste es la democracia disfrazada de libertad. Y tristes los que cada cuatro años dan continuidad a la infamia.

    ResponderEliminar
  5. Hasta la semana pasada, el sinvergüenza pensaba que el Deuteronomio, era un libro de Stieg Larsson.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.