domingo, 31 de enero de 2010

Quedan 56 días


Le dije a mi padre qué había gente que se quejaban amargamente que las procesiones de Semana Santa eran un engorro para ellos, por no decir otra cosa, que cortaban algunas calles al paso de coches y amotos, que la ciudad se volvía intransitable con la capa de cera en el asfalto, que las calles se convertían en un laberinto intrincado y que los devoraban la ansiedad por no poder llegar a su cita con Borjas Mari al café de las cinco en el Corte Inglés, o que María Edurne -la chiquilla del Pipirana- la del quinto, no podría acercarse ese día que salía en su barrio la hermandad de la Quinta Angustia a la peluquería Giorgio a la que ella va siempre para que le echen los mechones de tinte rubio con los que poder coquetear en los días grandes. Me dijo mi padre que antes que hubiese nacido el abuelo de Borjas Mari o el tatarabuelo de la María Edurne -la chiquilla del Pipirana- , esas cofradías ya llevaban siglos haciendo el mismo recorrido con la intención de poder hacer como marca sus Reglas la estación de penitencia a la Santa y Metropolitana Iglesia Catedral. Y las Reglas se cumplen
-Ya pero no lo entienden, ellos van a lo suyo. Le dije perplejo.
-No te preocupes, ya lo entenderán….

Quedan 56 días para el Domingo de Ramos.


5 comentarios:

  1. Pues ya puedes ir empezando a rezar para que no llueva...

    Un saludo, y que D-os reparta suerte.

    ResponderEliminar
  2. Mira como sabes tú que no hay una cosa más triste en Sevilla que un Domingo de Ramos pasao por agua.
    Eso digo yo, que D-os reparte suerte amigo, y siempre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Sí, si lo sé, porque antes iba a Sevilla y me encantaba ver los pasos de Semana Santa. Ahora, si pudiera, me encantaría verlos desde un balcón céntrico, tomándome un jamoncito ibérico y una botellita de Ribera del Duero.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Si tengo que quejarme de aglomeraciones festivo-deportivas aquí en Sevilla, es del “porculo” que dan los de la liga-de-primera-división. Con dos equipos en una misma ciudad (el Betis está ahora en 2ª, pero es el mismo bochinche), es un suplicio semana tras semana.
    Cuando salen todas las criaturitas del furbo, lo hacen en el mismo orden y respeto que una manada de ñús acosada por una banda de leones y cocodrilos del Nilo. Me veo obligado a consultar la información de los partidos para poder darles esquinazo.
    Los pasos se concentran en una semana al año… y no hace daño.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ole, ole y ole! Ya mismo estamos en Sevilla, oliendo a azahar, a incienso y a cera quemada. Ya mismo estamos viendo la cara de nuestras Esperanzas... el tronío del Señor de Sevilla... ¡¡ya está ahí Semana Santa!!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.