jueves, 21 de enero de 2010

Paseo con mi niña

Paseando a mi pequeña descubro que nunca había sentido una libertad más plena y adulta que esta.
Me da por silbar -siempre estoy en ello-, y me mira curiosamente, abre los ojos, más todavía, sonríe, otra vez, respira hondo, vuelve a cerrar sus preciosos ojos forjados de luces y agua serena, vuelve a sonreír, y se me queda dormida con el semblante irradiando dulzura. ¿Cómo se puede ser tan bonita y tener tanta gracia a la vez? ¿Hasta cuando tendré que darle gracias a Dios por haberme concebido el privilegio de regalarme una hija con estas hechuras, con ese aire puro que enamora hasta a los pajarillos?
Mira que es linda mi niña, y simpática, y buena.
Tomando café en una terraza madrileña, los gorrioncitos se acercan a las mesas vecinas, buscando alguna mijita de pan, o algo para picar. Pues los que se acercan a mi velador, han dejado su orgullo de ave y la faena, y se han puesto a mirar a mi niña, y a piar de alegría, que lo he notado yo.
Mira que es linda mi niña, y simpática, y buena.
Cuando despierta, ligera como el algodón, comienza a mirar alrededor, los árboles le fascinan, el cielo lo siente suyo y cercano, su casa, la de antes de venir a nosotros, la luz, esa luz que envidia la profundidad de su mirada; le seduce.
Es despierta, viva, risueña como un angelito turiferario y le gusta descubrir cosas.
De la mano de su mirada, a través de ella, también me envuelvo yo con esa ilusión de ver las cosas con las ganas y la enjundia de la vez primera.
Linda, simpática y buena.

5 comentarios:

  1. .-BATE: Estupenda la descripción de un paseo con tu niña. Yo también disfruto mucho con mi niño de 9 meses; y es cierto que vuelve uno, a través de sus hijos pequeños, a esa pureza de la primera vez que se muestra siempre en sus miradas.

    .-Saludos desde COSAS Y CASOS|el blog de Andybel.

    ResponderEliminar
  2. Linda, simpática y buena. Una gran trilogía, lástima que pocas la mantengan más allá de los doce.

    Un saludo y disfruta mientras puedas. Y no lo digo por ella, sino por este mundo, que lo contamina todo.

    ResponderEliminar
  3. El blog lleno de baba lo has dejado, pero qué orgullo de padre, y justificado, además... Porque tu niña es linda, preciosa diría yo, y simpática y buena...
    Y algunas siguen siendo así a pesar del mundo, a pesar de crecer. Yo diría que muchas, la mayoría.
    Luego están los que se echan ceniza en los ojos y todo les parece mal.
    Besos, Bate.

    ResponderEliminar
  4. ¡Vaya padrazo!
    Como dice Alawen (siempre acertada), casi me pego un resbalón al entrar por la puerta de tu blog, con tanta baba que se le ha derramado a usted.

    Bendita inocencia, bendito encanto y embeleso que producen los niños (más si son de uno), sobre la naturaleza humana tantas veces mezquina.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, Bate. Por tu niña, por lo que sientes y por contárnoslo así.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.