viernes, 22 de enero de 2010

Huérfanos

Carlos Herrera escribe sobre la conveniencia o no de adoptar niños huérfanos en Haití.

Cualquiera de ellos, evidentemente, tendría mil millones de oportunidades más abandonado a su suerte en cualquier calle norteamericana que acunado en el silencio de los callejones derruidos ( ¿y porqué no se les deja tener esa oportunidad? Carlos fue pregonero de la semana santa sevillana -un esplendido texto, por cierto-, y se le nota, y no me parece mal que se le note, ¿pero es necesario tanto lirismo, ¿”acunado”? ) de Puerto Príncipe, pero cada territorio necesita los hijos de la sangre que corre por los intestinos de la tierra. (Perdón, que le den por culo a los territorios, y a los intestinos, doblemente. ¿Hipotecar la felicidad de un niño en nombre de un territorio? Oiga, eso me parece muy injusto para ese niño, y para su descendencia. Mientras más niños dejen de acunar esas calles peligrosas y miserables, mejor para la calle, y para los niños. ¿Porqué no mandas a los tuyos a que lo acunen allí? pues eso, artista).
(……..) Tendrán que partir de cero y construir otro escenario para los afectos (cursi, más que cursi) y para un orden distinto al que han conocido hasta ahora. Todos tenemos dudas que puedan hacerlo (pues tú no me lo pareces), pero no tendrán más remedio que intentarlo: deberán reforestar un nuevo país (Haití lleva siendo un secarral baldío hace siglos), un nuevo edificio constitucional y una costumbre civilizada y equilibrada de derechos y deberes. (Aquí estoy de acuerdo con usted, ¿pero que tiene esto que ver con la posibilidad de darle una oportunidad a los niños huérfanos adoptándolos por familias que les den un futuro mejor?) Quienes lo deberán hacer, curiosamente, son los huérfanos de estos días, los héroes de un tiempo de derrumbe.
Acabáramos, que de lo que se trata es de plasmar el futuro haitiano con héroes de derrumbe, ya. Creo que Herrera en la onda se ha pasado en la frenada con el merengue. Ea, ya está dicho.

6 comentarios:

  1. Herrera es un pedante de tomo y lomo y lo que ha dicho es una absoluta majadería.
    O sea;que condena el futuro de unos niños huérfanos que podrían salir adelante en otros paises,acceder a una educación y a la esperanza, a costa de condenarles a vivir en la miseria en aras de la regeneración hipotética de un país hundido en al más profunda de las simas.
    El tufo progre y absurdo del discursito de Herrera lo podría firmar el mismísimo Evo Morales y acabar con la Pacha Mama...

    ResponderEliminar
  2. Está aflorando mucha demagogia barata y mucho lagrimeo ficticio con esto de Haití. Hasta hace unos días, era un país que no interesaba a nadie. Ahora, todos se consideran expertos en él y proclaman lo afectados que están por la tragedia. Sinceramente, yo no me lo creo.

    un saludo

    ResponderEliminar
  3. .-BATE: Bueno, lo importante es que se haga lo posible por el futuro de esos niños; y si pueden ser adoptados, pues mejor que mejor.

    .-Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Le ha faltado añadir que son hijos del Viento...
    Coincido con Natalia plenamente, Herrera es un pedante y se gusta cuando habla, por eso no le importa decir tonterías mientras se siga oyendo.

    Coincido también con lo expuesto por Guido, ¿es que nadie quiere acordarse de la situación en la que estaba Haití antes del terremoto? Y, ¿a quien le importaba la miseria, la deforestación, el abandono en el que se encontraba? Y, ¿a quien le importará dentro de unos días, semanas o meses, cuando en las portadas de los periódicos ya no quede espacio para las imágenes de esta tragedia?
    Pues eso.
    Besos, Jose.

    ResponderEliminar
  5. Esta mañana, cuando oí la noticia pensé automáticamente lo mismo que comenta en su entrada. Máxime cuando a esos niños se les sacaba de hospitales que eran auténticos infiernos.

    Efectivamente, se les saca del país de forma totalmente ilegal sin seguir ningún trámite de adopción, pero nadie cae en que los "ricachones" que los adoptan les están dando más oportunidades que todos los marines de EEUU desplegados y toda la ayuda que se está enviando, incluida la que no llega y los beneficios de los intermediarios.

    Hay que tener en cuenta que quienes encargan esos secuestros tienen los suficientes medios como para encargarlo y para darle a esos niños más oportunidades de las que podrían aspirar en Haití.

    Y aparte de eso hay que tener en cuenta las inmensas colas de haitianos para salir del país y la movilización en la frontera con República Dominicana para no dejar pasar a ni uno.

    Sin entrar en la legalidad, ¿son morales estos secuestros si el última instancia los niños van a mejorar su vida? Para adoptar hay que cumplir muchos requisitos, pero generalmente quienes recurren a estos medios son gente hastiada de una burocracia que buscan quitarse de encima niños problemáticos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hijos del viento, o ya puesto, del Trueno.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.