domingo, 17 de enero de 2010

COMUNICADO OFICIAL II

80 € ha costado la bromita del PC. 80 eurazos menos en mi cuenta que habrá que sumar a la bolsa del técnico en PC, un artista el tío. Los arregladores de ordenadores son los actuales mecánicos de coche que te dicen que dejes el carro en el taller y que ya te llamarán con la factura. Si pagas en negro, te hacen un descuento. -La factura Locuaz, que estos tipos son muy cucos, y tu y yo estamos negados para los coches- ¿Alguien pide facturas cuando paga?. Cuarenta euros para encenderlo - el PC- y otros cuarenta para recuperar archivos. Eso sumado a los 270 € que gasté en el jodido coche esta navidad, suman una pasta gansa para una economía de dibujito animado como la mía. Economía a la deriva. Dicen algunos que sin salud no somos nada, pues anda que sin dinero. Si no se tiene dinero, es probable que cojas una gripe rara o algo chungo que te haga sentir fatal, predestinado a la hecatombe.
Tenía puesta mucha confianza en el Gordo de Navidad, en serio. El día de la Lotería de Navidad coloqué los tres décimos que compré al lado de mi estampa de fray Leopoldo, al abrigo del Venerable. Esta noche miraré si me ha tocado la Primitiva. Algún día caerá, es cuestión de posibilidades. A mi madre por un número no le tocó el otro día 4.000€. Le tocó 8€. Me ha dicho que lo invertirá en otra ronda de Primitiva y un desayuno con tó sus avios en el Bar Carlos (Bormujos, Sevilla), el mejor bar del mundo si lo que se pretende es desayunar como un marajá bengalí. Me dijo -mi señora madre- que si le hubiesen tocado los 4.000, me habría regalado 2.000€. Con 2.000€ creo yo un imperio Bengalí. Tengo puesta mucha confianza en la Primitiva.
Este año será peor que el pasado, la gran masa que perdió su trabajo en 2008 y 2009 dejarán de cobrar el subsidio de desempleo. No tendrán donde ir, y es más que probable que mucha gente antirreligiosa y odiadora de todo lo que huele a incienso bendito y clerical, tengan que tragarse su orgullo laicoscente y bajarse al comedor que las Hermanas de la Caridad regentan en su barrio, para poder echarse algo caliente a la buchaca. Qué le vamos hacer.
Vamos a tener que apretarnos mucho el cinturón, y mirar al vecino que vive en frente y lo está pasando mal, como un hermano. Aunque habrá que ver que clase de hermanos, conozco algunos que se tiran los trastos a la cabeza antes que cante un gallo, que no es el de la negación de Pedro, pero casi.

9 comentarios:

  1. me alegro que hayas solucionado tu problema, aunque lo siento por el desembolso. De todas formas si con eso evitas comprar uno nuevo, Felicidades que no está el horno para bollos

    ResponderEliminar
  2. Después de leerte, me gustaría estar en Bodega La Santina, en Camas, tomándome un jamoncito, unos tomatitos aliñados y unas papas arrugás con una botellita de Protos. Así por lo menos olvido de cómo pinta la realidad próxima y brindo conmigo mismo porque mi portátil funcione correctamente. Lástima que esté aquí, en Madrid, escuchando los Deportes y más aburrido que el deshielo. Me parece que voy a tomarme un par de oportitos y me echaré a dormir. Tal vez mañana amenezca más claro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. El día de la Lotería de Navidad fué un día algo aciago, es verdad. A mí también me ocurrió una desilusión muy grande y no precisamente por los décimos, que al final me tocaron 200 pichurrines, fíjate tú.

    Es la vida.

    Un abrazo querido José Manuel.


    PD: Muy acertado apunte a todos los que habrán de tragarse sus blasfemias cuando las hermanas de la caridad les sirvan la comida. Esperemos que se conviertan todos.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que esté todo solucionado, que podamos estar otra vez en contacto “telemático” y que podamos disfrutar de tus magnificas crónicas: frescura-pura.

    Nuestros problemas son una insignificancia comparados con la hecatombe de Haití: eso sí que son desastres dolorosos, agravados sobre problemas de abandono y desidia. Les vienen todas en el mismo lado. Parece que Dios (y no soy católico a ultranza), con esta desgracia nos quiera abrir los ojos a una situación de injusticia y dejadez en la que en mayor o menor medida el “primer mundo” tiene gran responsabilidad. ‘Lo único necesario para el triunfo del mal es que “los buenos” no hagan nada’ (Edmund Burke).

    La Elegía de Fauré es una música que le vendría bien a tanto dolor. Me ha llegado al alma tan bella música. Gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  5. Militos: Pués si querida, el horno está para poquísimos hornos. Pero creeme que el internete es casi la única relación que tengo con el mundo exerior, es triste, pero es lo que hay.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Guido: Ánimo, que no decaiga la fiesta. Anda que te conoces bien los sitios encantadores del Alfarafe sevillano. Camas tiene unas tabernas de las que ya van quedando pocas por Andalucía. Yo también echo de menos mi tierra, y mi gente, y mis amigos. Hoy más que nunca.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Guerrera: Pues tuviste suerte; yo tuve también una desilución y encima no me tocó nada, es más, lo poco que tenía se lo tuve que dejar a un crápula que se dedica a arreglar coches, o eso decía él. Pero como tú muy bien dices y yo te confirmo; así es la vida, seamos felices y comamos perdices, o gallina, que están muy baratas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Locuaz: Siempre habrá alguien que esté peor que nosotros, siempre. Nos quejamos a veces de vicio. Te recomiendo sobre el tema de Haití un artículo del siempre magistral Gabriel Albiac

    http://www.abc.es/20100118/opinion-firmas/existio-haiti-20100118.html

    La música de Fauré es sencillamente sublime.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  9. Entonces ni te cuento lo bien que comí en Hacienda La Boticaria...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.