domingo, 6 de diciembre de 2009

Soy Cristiano


…y cada vez más comprometido con las enseñanzas del Nazareno. Amo la Cruz con toda la fuerza que me da la razón, y la fe. Y digo la razón, porque aunque no fuera creyente tendría claro - como el pelícano tiene que debe despedazarse por sus poyuelos antes que dejarlos morir de hambre (exquisita alegoría católica sobre el amor)-, que gracias por haber nacido en un país con raíces cristianas, mi libertad no tiene un precio, mis derechos como ciudadanos son respetados -de momento, claro-, y a mi amiga Antoñita X, no la lapidaron en su pueblo hace muchos años cuando en los carnavales se lió con el primero que pasaba por allí y acabó por ponerle a su marido, unos cuernos igual de grande que los de un Vitorino.

Ante el adulterio, Jesús se enfrentó a los que querían lapidar a la adúltera “el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.
Quien me diga que todas las religiones son iguales, miente o es un ignorante. A estas alturas de la película ya da lo mismo lo que sea, el daño ya está hecho. Los políticos que defienden el derecho de los niños a no tener que toparse con un crucifijo en el aula de una escuela, deberían comenzar a entender que el hombre es un animal religioso, sustentado en la trascendencia, que sólo encuentra consuelo en lo trascendental, y que como eso es así, y sabemos que siempre será así, más vale que presida la pared del aula un crucifijo, que una media luna, o ya puesto, la Hoz y el Martillo, o una esvástica.
Más nos vale que nuestros hijos sepan discernir donde está el bien y donde el mal, donde el amor y donde el odio, donde la verdad, y donde la mentira. Y mentira como una catedral es afirmar que la retirada de la Cruz de los lugares públicos es para no ofender al supuesto ofendido del futuro.

Todos sabemos que esta ley es una bajada más de pantalones de la clase política española - y europea- ante el Islam. Si alguien de verdad cree que el islamismo no nos va a enseñar sus garras por que les digamos que somos un país laico, amante de la diversidad y demás zarandaja, y no queremos espacios públicos para la religión, es que es más tonto de lo que pensaba.
La única forma de desterrar el mal de nuestras vidas es con el bien, al igual que la única forma de desterrar el Islam, es con la Cruz.
Que se lo pregunten a quienes dieron sus vidas para que nosotros podamos vivir en libertad y no, bajo el yugo islámico.

5 comentarios:

  1. Y una nueva muestra del poder que la masonería tiene en la actual escena política.
    ZP está siguiendo, paso a paso, el camino que marcaron los rojos que tanto le gustan, y con los que se identifica, en el año 31 del pasado siglo, cuyo talante culminó con la mayor persecución religiosa que ha conocido España, en la que murieron miles de católicos por el hecho de serlo.
    Desde hoy, en mi blog hay un crucifijo que lo preside y con el que me identifico. Y si un día prohíben llevarlo materialmente encima, me lo haré tatuar.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Un texto precioso Bate, como siempre, en tu línea.

    Están creando un problema donde no lo había, hace años que los crucifijos no están en los colegios públicos, pueden comprobarlo en Andalucía tan cristiana ella y contradictoria.

    Qué sigan por ese mal camino, los cristianos somos muy tolerantes la historia está llena de ejemplos, pero amigos hasta aquí podíamos llegar.

    A ver que hace Zparo con sus militantes en nuestra querida Sevilla.
    ¡Viva la coherencia!

    Dónde estás Bate en la Isla, Madrid, Sevilla, en todo caso qué Dios te bendiga. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Lo que está aconteciendo es un ataque al catolicismo, a las raices cristianas que conforman la raíz y la esencia de la civilización occidental.
    La izquierda a nivel europeo- y con mayor énfasis-, en España se ha entregado de brazos a la islamización,ha abdicado de la defensa de los principios que conforman nuestra cultura y nuestro acervo, y paradójicamente,han señalado al a Iglesia y a los católicos como el enemigo a batir.
    La próxima primavera Zapatero emprenderá la Ley de Libertad Religiosa, y ahí veremos hasta donde llegan las intenciones liberticidas,guerracivilistas y anticatólicas del Adalid del Abrazo de civilizaciones.

    ResponderEliminar
  4. CRUZ la que le ha caído a este país con zapatero y sus ministriles, al montón de trabajadores que engrosan las listas del INEM, por las chapuzas y desigualdades que crea el diferente trato de hombres y mujeres frente a la justicia con la “discriminación positiva”, por el humo que se nos vende a diario y el aturdimiento añadido a tanta intoxicación y propaganda.

    Creo que el trasunto es ese: crear polémicas inútiles, sacar temas insustanciales y triviales a la palestra, y desviar la atención de lo esencial y fundamental: que ningún “administrador” se arrobe el derecho de meter las narices en la vida privada ni el sentimiento y la fe de las personas.

    En mi colegio público había siempre sobre el encerado una humilde cruz. Este hecho no me ha traumatizado lo más mínimo, más bien lo recuerdo como un signo identificador de nuestras raíces.
    ¡Que cruz nos ha caído encima?

    ResponderEliminar
  5. Que manía con la masonería...

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.