miércoles, 9 de diciembre de 2009

Hermann Tertsch ¿periodista del ABC?


Hay algo que se me escapa del ABC.
No logro pillar tanta equidistancia en su línea editorial, tanto buenísmo. Produce sopor leer a varios de sus articulista, empezando por mi paisano el siempre acomplejado y tibio Ignacio Camacho, y acabando por un tal Puig, que diría el racista Arzalluz.

Supongo que esta línea blandengue de querer llevarse bien con el gobierno y sus secuaces, se debe a los contratos millonarios de la publicidad institucional, a mansalva, oiga. Esa que hasta para anunciarnos un antigripal, acaba con el dichoso latiguillo “gobierno de España”, que le está cogiendo uno un asco a la cosa de no te menees, que tíos más pesaos, por dios.
Vamos a meternos en honduras, que diría un sátrapa bolivariano.
Doy por hecho, que están al tanto de la polémica que ha suscitado el niñato ese -en el caso de este tipo, la edad no es condicionante de la honorabilidad- con cara de oler mierda perennemente que se hace llamar Gran Wyoming, si no, pinchen aquí y aquí, y después sigan leyendo.

La madrugada del pasado lunes, un individuo se acercó por la espalda al periodista Hermann Tertsch y le arreó una patada, sin mediar palabra. A consecuencia del ataque sufrido por este hijo de puta, el periodista está ingresado en un hospital con varias costillas rotas y contusiones de diversa consideración. Ayer, el primer medio que hizo público el ataque fue El Economista.com, y a medida que iban pasando las horas, los demás confidenciales y periódicos de la red.
Es curioso como el ABC digital dio la información bien entrada la tarde, y el tratamiento recibido hacía pensar que se tratara más de un periodista ucraniano o finlandés, antes, que un trabajador de la casa. ¿Se imaginan como hubiesen reaccionado los medios nacionales de ser Iñaki al que le hubiesen propinado la patada?, madre mía.
El caso es que hoy el ABC- el de papel- ha vuelto a estar tibio con la denuncia, que más parece que lo que le ha pasado a este defensor de la democracia perteneciese al ámbito de lo natural, que quien dice palabras valientes fundadas en la verdad -como le pica a la izquierda la verdad- corre el riesgo de que le puedan partir la cara, o las costillas, y miren, que mejor no tocar más el tema- pensaran los tibios del grupo Vocento- , y dejarlo pasar, que ya tenemos aquí las pascuas, y no es plan de montar un Belén por un majareta al que le ha sentado mal unas copas, o unas rayas, o las dos a la vez.
Si el ABC fuese un periódico valiente, o cuando menos, formal, la portada de hoy debería haber llevado la denuncia del caso, con una gran foto de Hermann Tertsch , y comenzando por apuntar al artista que con su actitud barrio bajera y miserable, puso en el disparadero al periodista del ¿ABC?.
¿Que hubiera pasado si esta hiena lo hubiese matado?

4 comentarios:

  1. Sin embargo, el tal Ramón Bagó, presidente del grupo Serhs, se puede permitir el lujo de decir que a los del PP habría que matarlos sin que al Wyoming y demás ralea se les mueva un pelo de la ceja.

    Lo del ABC y el resto de medios "mediocres" es también indignante. Siempre palabras templadas de una parte y patadas brutales (verbales o reales) de la otra. Esta situación ya se vivió en España hace muchos años y mira cómo terminó el asunto. A veces me asusto al pensar en la España que algunos están fabricando.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  2. Lo de Terstch no es un episodio aislado y se suma a una larga lista de violencia e intimidación, de agresiones tanto físicas como verbales, que comienzan días antes de las elecciones del 2004 tras los atentados del 11-m con agresiones a los militantes y simpatizantes del PP y ataques sus sedes,que continua con elacoso por parte de los “liberados” sindicales a Juan Jose Güemes, las agresiones a Gloria Lago de “Galicia Bilingüe o las amenazas de muerte contra Esperanza Aguirre en Facebook para desembocar en la agresión a Hermann.

    Que periodistas, como Jiménez Losantos o César Vidal tengan que ir con escoltas,denota que en España está la izquierda más radical,extremista y peligrosa de Europa.

    No existe un país en la UE donde se den estos episodios.

    Toda mi solidaridad y deseos de una pronta y completa recuperación para Herman Tertsch.

    ResponderEliminar
  3. A mí todo esto me da muy mal rollo... Cuando se pasa de las palabras a los hechos, que lo próximo sea un tiro en la cabeza no es cosa de conspiranoicos...
    Mira como estaban en los años 30 del siglo pasado,que desde una tribuna pública, (claro, entonces no había televisión) se señalaba un objetivo, y al día siguiente, tempranito, iban y le daban 'el paseo'

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En este país parece que el personal no tiene ideas propias debido al razonamiento sereno de una situación, una capacidad crítica consecuencia de una ponderación equidistante de las más diversas fuentes informativas, sino más bien parece que nos movemos permanentemente en posiciones defensivas, debidas a la oposición y negación de la idea que albergue el vecino. Nos encanta oponernos al de pueblo de al lado, al otro equipo local o a la virgen de la otra hermandad.
    Tenemos un acusado espíritu de familias gitanas ¡huí perdón!… de etnia Romaní, en constante reyerta.
    Tanto los “progres” por un lado, que se apropian el derecho de la “superioridad moral” totalmente absurda vista nuestra historia llena de luces y sombras”, como la derecha ¡¿?!, perdonen ustedes, centro derecha más exactamente, llena de complejos e incapaz de hilar un discurso valiente y nuevo para el ciudadano de hoy, no dan la talla en este duro momento.
    Mientras sigamos en nuestras trincheritas llenas de barro, sin ver más allá de la neblina del fuego cruzado, incluso del fuego “amigo”, y empecemos a exigir a todos como ciudadanos un comportamiento ejemplar donde se puedan limar las diferencias para así buscar las soluciones necesarias entre todos, no levantaremos cabeza.

    Me emocionó hondamente la entrada sobre Cristóbal de morales: ¡¡Magnifico!!.
    Si pudimos dar en otros momentos de la historia figuras tan rotundas y universales, ¿porqué no ahora?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.