jueves, 31 de diciembre de 2009

GRAN PODER

Oh forma sacratísima,vértice de las flores,
donde todos los ángulos tienen sus luces fijas,
donde nudos y boca construyen un presente,
cuerpo de luz humana con músculos de harina.
( F. García Lorca )

Comienza a quebrar albores.
La imponente canastilla surge de un silencio sepulcral cargando un misterio hondo.
La claridad de la mañana acerca aun más el rostro cansado y austero de la imagen. Un crujido doloroso acompaña el levantar del paso. La tensión en la forma de andar de los costaleros, hace, si cabe, más dramático el momento. La gente se recoge para que la cofradía pueda ahondar en su camino. Cuantos siglos de callada penitencia hay en este momento. Los vencejos, asustados, callan.
Una nube de prodigioso incienso penetra la luz. Se acerca, el paso racheado, y la voz del capataz mandando...-Pararse ahí!.
Cuantos siglos cargando la cruz, cuanta esperanza sembrada a la sombra de tu dolor.
Te paras a mi lado, y un temblor frio recorre mi alma. Solo quiero hacerte saber que quiero compartir la carga que llevas, aunque exhausto caiga del peso.
Son las seis de la mañana y Jesús del Gran Poder, pasa ante mí. Se aleja como un barco henchido de amor, como un viento sagrado que nos deja un reguero de agua pura.
No hay agua más pura que la que sale de tu contemplación.



4 comentarios:

  1. Me hacen mucha gracia tus contrastes al escribir. Igual hablas de una cosa de de otra, es admirable.
    Que comiences bien el año. El Señor te bendiga.
    María. Un besito a Noelia.

    ResponderEliminar
  2. Presenciar una procesión en Sevilla, es algo que no te deja indiferente. El silencio de la multitud roto por los ruidos del propio paso, es algo que sobrecoge y deja impregnado de cierta metafísica.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Precioso Bate. El Gran Poder, el Señor de Sevilla, en la Plaza de San Lorenzo a la salida del Templo ahí voy siempre cuando la vida me lo ha permitido.

    A mí lo que me sobrecoge de este Señor es su mirada, no se me olvida la primera vez que lo vi en la calle, te alivia, te emociona, lloras, ríes, una mezcla hermosísima, todo lo sentí hace relativamente pocos años a pesar de tenerlo tan cerca.

    Un abrazo que pases Una Feliz Nochevieja y una buena "entrada" de Año Nuevo que falta nos va a hacer para enfrentarnos con tanta malas gentes.

    ResponderEliminar
  4. María:
    Gracias. Dios te bendiga tambien a ti. Le daré el besito a mi Noelia de tu parte.
    Guido:
    Un placer tenerte por aquí. Una procesión en Sevilla es una cosa muy seria, y como tu bien dice, no deja indiferente.
    Para los cristianos, en mi caso, el paso del Gran Poder -por ejemplo- me deja ungido de trascendencia. Para mi, el que va arriba del paso cargando con la cruz, es el hijo de Dios, ni más, ni menos.
    Pasión:
    ¿Cuntas penas y promesas habrá escuchado el Señor, Pasión?. Recuerdo una viejecita que llego al templo pa reñirle por que el Señor no le había cumplido lo que le pidió. Es que este Dios es el que cura hasta los resfriados, si se le pide con fe. Sabes, la gente antigua le llemaba " El cisquero", por el calor que siempre desprende, como el cisco que se le echa al brasero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.