domingo, 22 de noviembre de 2009

Miro la guitarra y no me dice nada. ¿Debe decirme algo este palo de madera? Había una época en mi vida que no me hacía falta coger la guitarra, ni siquiera mirarla, para que me hablara. Se ha largado el dialogo que mantenía con este trozo de madera, no acierto a generar confianza mutua. Tampoco hago nada por encontrarlo, ni cierro los ojos, ni me concentro, ni pienso en una melodía que pueda rescatar algo que nos vuelva a congraciar, que nos devuelva el entendimiento.
Los amores rotos me desesperan, me confunden. Me parece una pérdida de tiempo intentar algo que ha dejado de hipnotizarme. ¿Intentar recuperar la voz interior cuando se está seco como una mojama de Barbate?
Quita de mi ese cáliz.


9 comentarios:

  1. No la teines que recuperar, sigue estando dentro. Tal vez tendrás que afinar el oido.

    ResponderEliminar
  2. Tal vez es el oido, quien sabe María.

    ResponderEliminar
  3. Quien sabe cielo, es tan misterioso el amor y tiene tal fuerza... en el momento menos pensado empiezas a escuchar el latido otra vez.

    Preciosa canción.

    Feliz fiesta de Cristo Rey del Universo.

    ResponderEliminar
  4. Son rachas. Épocas de sequía creativa y de motivación que se alternan con periodos de fertilidad en los que parece que no hay casi esfuerzo, y todo fluye.
    Cuando estuvimos en la etapa de Gines tocando y disfrutando con lo que componías, no me daba abasto a preparar la cantidad de ideas que te fluían en ese momento. Había un ambiente favorable para ello. Tú me sacaste de mi sequía particular y no sabes cuanto te lo agradezco. Ahora vuelvo a estar en dique seco.

    Es necesario serenar el espíritu para después poder tener la tranquilidad y la disposición suficientes para tocar y componer. Hay que preparar, y tiene que ser también propicio, el terreno. Cuando se vuelvan a dar estas circunstancias volverás a coger la guitarra, pues desde que te conozco, y ya son muchos años, siempre has sabido sacarle sustancia al tu vieja amiga.

    Veo que estas ahora como yo: escuchando a Sun Kil Moon y re-escuchando lo mejor de RHP.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Guerrera¨: Todo lo que tiene de misterioso el amor lo tiene de cruel, y ojo, que no me parece mal, no me quejo.

    Locuaz: Es que la época de Gines ha sido para mi uno de los mejores momentos de mi vida, y creo que de la tuya tambien, por lo que dices.
    Lo pasamos muy bien. Realmente echo de menos esos días. Días que nos daban las tantas hablando de música.
    Pa que más...

    ResponderEliminar
  6. Si la miras y no te dice nada..., no la mires. Al menos deja de hacerlo una temporada. Cuando los dos estéis listos..., ella ya te llamará ;-). ¡Seguro!

    Saludos animosos para Bate con toda mi admiración.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  7. El amor no es cruel querido Jose Manuel, en todo caso el desamor.

    ResponderEliminar
  8. El amor conlleva renuncia y es ésta la que hay que aceptar, entonces se adquiere una libertad que hace posible amar . Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.