jueves, 8 de octubre de 2009

CAFÉ CORTADO POR UNA BRUJA


Entro en una desértica cafetería. Pleno centro de un Madrid que desprende un ensordecedor y húmedo encanto. Llueve como la última vez que vi llover, para abajo.
Soy atendido por una camarera que con un sólo gesto me percata que se trata de una funcionaria. Tiene toda la cara de Kim Jong-IL (el de la foto) harto de cocido de acelgas. Sostenemos una agradable conversación:

- Buenos días
- …
- Me pone usted un cortado
-…
- En taza por favor
- …
- Hay que ver el día que llevamos de lluvia, parece que no para de caer agua
- …
- ¿Tiene churros?
- …(niega con la cabeza).
- ¿Y tostadas?

En este punto paro para hacerles partícipes de la tensión que se estaba creando, o por lo menos, me la estaba creando a mi la viva imagen del dictadorzuelo coreano que esa mañana me estaba …¿?

- Cóbrese
- …
- Adiós, simpatía, que tenga un buen día
- …

El café, una mierda. Después se quejarán que los guiris se larguen a Croacia.

Dinosaur Jr. "Over It"

4 comentarios:

  1. Tenías que haberle pedido un té y llevarte el dicionario coreano-español,Jose.
    Lo de los churros es genial:¿como se te ocurre pedirle a la sosias de de Kim Jong-IL unos calentitos?.

    ResponderEliminar
  2. Hay quien parece que quiere hundir su propio negocio, y hay quien no tiene voluntad de servir y de agradar, y sin embargo se encuentra trabajando cara al público. Parece que pagan se frustración con las personas a las que le toca en “gracia” su atención.

    Ayer estuve tomando una tapa y su consabida cervecita en “el Rafita”, en el barrio de san Lorenzo. El que atiende en la barra no puede tener un torrente de voz (llámese chillio), más alto y desagradable. Pues alucinen ustedes, este sitio tiene abierto un espacio/cuenta en “facebook”. ¿Te recibirá el •portal• de dicho sitio con un grito ultra-desagradable de “manolooooooo tres de ensaladiiiiiiiiilla y dos de pringáááááaá…”?

    ResponderEliminar
  3. Jo Tio, es que me haces vivir la escena como si fuera yo el que estaba allí.Me has hecho reír, en este día que llueve en mi corazón. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Si ni siquiera tu encanto personal pudo ablandar a esa tía..., no podría hacerlo nadie. Lo que me ha dejado con una duda tremenda que no me va a permitir dormir esta noche es lo de las tostadas... ¿Tenía o no? ;-)

    Felicidades por reírte de la vida, Bate, que para llorar ya tenemos a los que conceden el Nobel.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.