viernes, 2 de octubre de 2009

Agaetis Byrjun


Vuestra soy, pues me criastes,
Vuestra, pues me redimistes,
Vuestra, pues que me sufristes,
Vuestra, pues que me llamastes,
Vuestra, porque me esperastes,
Vuestra, pues no me perdí.
¿Qué mandáis hacer de mí?

(Santa Teresa de Jesús)

Decíamos ayer que la fealdad se presenta con formas estatalita, o sea, estatalista.

El Estado quiere meterse en nuestra cama, eso siempre ha sido así, y siempre será.
En nosotros está acabar con esa tendencia, y mandar a freír espárrago a toda esa caterva de intervencionistas.
Odio al gobierno que quiere decirme como tengo que actuar en cada minuto de mi vida.
El tema que quiero tratar no tiene hoy nada que ver con el iluminado que rige nuestro sufrimiento.
No es por falta de ganas, es que hoy estoy en otra cosa.

Hoy voy hablar de los Ángeles.

La misericordia es una cosa tan profundamente humana que a veces se nos olvida que el desgraciado que nos acerca el carrito de la compra tiene la misma dignidad, el mismo sintagma, la misma vestidura de la que estamos hecho los que vivimos a este lado de la frontera, que lo confundimos., con un abalorio.
En las pequeñas cosas es dónde debemos aposentar las cosas del corazón.
Entiéndase las cosas del corazón como las verdaderas cosas con las que transige el alma.
Mi ángel de la guarda es tan bueno que ya me echó una mano en su día.

Estos tipos (de estos escribo hoy) cuando escriben una canción no le dan importancia a las letras. Son buenos. Su lenguaje se lo inventan.
Yo siempre he creído que la música cuando es buena y profunda no debe estar acompañada por ningún abalorio. Siempre debemos de partir, que el que les dirige estas palabras es un tipo analfabeto que deja a su Cristo la última palabra.
Dios claro que tiene sus legiones de ángeles cuidando de sus hijos.





Esto se lo dedico a la Guerrera

14 comentarios:

  1. Últimamente me he dado cuenta que tus entradas están llenas de poesía, como hasta ahora han estado llenas de música.
    Todos tenemos un ángel que nos acompaña como la sombra que se cose a nuestros pasos.
    Me ha gustado mucho Sigur Ros, ahora mismo estoy inmersa en YouTube oyendo alguna cosilla más...
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Me ha llegado al alma el poema de Santa Teresa...

    Muchas gracias por esta dedicatoria, qué CIELO eres. Justo los ángeles. Son muy grandes para mí, durante mi conversión me empujaron muchísimo. Luego viviendo en Paris me ocurrió un episodio impresionante, mi Angel me defendió de un loco que quiso atacarme, fué algo que jamás podré olvidar. Estas certezas que nadie puede arrebatarte.

    Un beso dulce, wapísimo.

    Millones de gracias. Me quedo un ratito a escuchar la música.

    ResponderEliminar
  3. Tu escritura y tu música me dejan sin palabras. Mi ángel que te haga llegar las que te produzcan mayor alegría

    ResponderEliminar
  4. Guerrera: Para que veas lo que te quieren. Es que luego te dan tantas tortas, que te olvidas de estos geniales amigos , como Bate

    ResponderEliminar
  5. Precioso tema el de Sigur Ros... es de esos que llega al alma...Estoy de acuerdo contigo, cuando la música es buena, no necesita de ningún abalorio... lo mismo sucede con las personas... Besos! :D

    ResponderEliminar
  6. Que bonito, esto si que llega al alma, además en mi caso, como me llamo ángeles, supongo que les tengo más aprecio. Preciosa musica.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que sigo emocionada con la dedicatoria que me has hecho y como siempre pienso que nada ocurre por casualidad, lo veo como un recordatorio que me hace el Señor a través de este post, así que te lo agradezco doblemente.

    Dios claro que tiene sus legiones de ángeles cuidando de sus hijos.

    Me encanta que lo veas con tal claridad. Es así. Otro día te cuento la impresionante actuación de mi Angel aquél día en una calle oscura al lado del Sena.

    Te traigo un cafetito de buenos días :)

    ResponderEliminar
  8. Angel!, lo que Bate tiene conmigo es caridad cristiana, que he irrumpido en su blog (y porque aún no me ha dado por arrasar su isla xD) y me ha acogido.

    Congelad... pues muy desangelada la tienes!!, tanto filete empanado de arce no sé no sé; ese mar embravecido, las minas, el vodka con las lugareñas...

    Ya te llevaré algo para que no desfallezcas Bate: unas croquetitas, un consomé...

    ResponderEliminar
  9. Eso sí, la casita es divina eh.. tiene muchas posibilidades de convertirse en un refugio maravilloso. Esa luz es preciosa.

    Bueno, ya dejo de dar la lata, que me lío.

    Otro día te pido que me invites a tortilla de patata :D

    ResponderEliminar
  10. No dejes el avituallamiento sólo al amparo de esas comidas “bálticas”, porque como dice Guerrera puede darte algo malo. Tú al igual que yo, nos quedamos con los paisajes y la música de Ángeles….pero el condumio que mejor sienta, el de casa. Me tomaré una cervezita hoy a tu salud.

    Espero que disfrutaras en Avila. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. A que sí, Locuaz?, es fundamental.

    Entonces tortillita de patata, genial. CON cebolla no? y no muy cuajada.

    Jo.. qué hambre me está entrando... xDD

    ResponderEliminar
  12. Es más, creo que me voy a poner ahora mismo a hacer una... con la tontería. jajajajaja

    ResponderEliminar
  13. (este post sí que lo he invadido, pero bueno, como era mío...jej)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.