miércoles, 16 de septiembre de 2009

Quizás sea mi último aliento el que diga.
La verdad candorosa de salientes vedados
De estigmas no buscados, de horrores encontrados
De salidas aprisionadas….


Que se esconde tras la ventana que hace tanto daño
Tras la ventana.
No es posible tanta sumisión que aliente la bestia
Bajo formas divinas, tras la máscara que un día quité.
ahí, en el olvido perecerás, donde nunca debiste salir.

4 comentarios:

  1. Un retrato muy personal. Ojalá sepa mi vida acabar como tu frase final. ¡Mañana hablo de los animalitos del video! Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. De nuevo una entrada críptica… Primera estrofa: buenísima, bien construida y entra directa. La segunda…, más dura. Compadezco a quien va dirigida… ¿Le has puesto música? Si sí…, debe desgarrar el corazón…

    Saludos y… aquello (prefiero no aventurar) que necesites que se te diga.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  3. Angel: Gracias amigo y otro abrazo.
    S: Esta vez, creo que esta entrada es más crítica, que críptica. La compasión me la quedo yo, que me hace más falta, S.
    Estarás conmigo que la música desgarra.
    Gracias por seguir este blog. Eres una amiga.

    ResponderEliminar
  4. Esta vez me esmeré en teclear correctamente y asegurarme de que no faltaba la "p" :-). Sí, la música acompaña al texto. Y no, no me des las gracias por seguir este blog: es un auténtico placer :-)

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.