sábado, 26 de septiembre de 2009

MÚSICA VERDADERA


La primera vez que escuché esa música hace tanto,me vino unas cuantas ideas a la cabeza, y ahí siguen. Tanto, que hoy me lanzo de nuevo a rescatarlas.

Con el pasar de los años, acabaría saboreando hasta las entrañas estas melodía que entonces tenía vedada por mi falta de formación, por la ausencia de cercanía. Ese magma que entraba en erupción, pero que no llegaba a detonar. Era todo cuestión de estudio, de colocar el oído en su sitio, de familiarizarme con el estilo, con esa música. Acaecía en el crudo interior preguntas que conminaba a volcarse en descubrir algo grande, y esta música, y las demás que estuvieran por llegar, serían el instrumento para llevar a puerto esa intuición.
Veinte años después, cada vez que escucho la rotundidad de esta música que encadenaba mis sueños con la realidad, y los día de niebla con las noches de luna, veo al adolescente con el semblante constreñido por una pregunta que aun sigue, como un arcángel, acompañándome.
¿Cómo el hombre que es capaz de crear tanta belleza, se vuelve enemigo de la verdad?
¿Cómo la verdad que provoca tanto bien es despreciada por los hombres?
Hoy vuelvo ha escuchar ese disco con la pátina de belleza que da el tiempo. Siempre supe que llegaría el día que entendiese en toda su inmensidad, donde radicaba el misterio insondable que a mí se me negaba. Lo encontré en el dialogo callado de Dios y la oración que provoca su escucha.


5 comentarios:

  1. Me alegra que tu blog haya recobrado la imagen de tu isla, y la belleza característica, que por unas horas le fue arrebatada por otra de profunda oscuridad.
    El prólogo, -si puede llamarse así-, a la visión del video que nos muestras ha sido soberbia como siempre. Me quedo de forma especial con la frase que utilizas para acabarlo. Con tu permiso un día la utilizaré en un post que me ronda por la cabeza. "el dialogo callado de Dios y la oración que provoca su escucha".Uff, menuda enseñanza. Un abrazo. El fragmento musical : ¡para gozar!

    ResponderEliminar
  2. ¿Qué puedo decir?... pues que de lo bueno, lo mejor y de lo mejor lo superior. La pasión S. San Mateo de Bach es una cumbre de la humanidad, no sólo de la cultura occidental, sino que es una obra patrimonio de la humanidad con independencia de culturas y credos.
    Su motor de inspiración es por supuesto la fe. Su repercusión, más grande que cualquier tratado de teología.
    No hay una sola vez que escuche este pasaje y otros tan sublimes, y por supuesto el coro final, sin sentir un estremecimiento al pensar en la envergadura de la conjunción entre fe y genio, y ya van siendo años desde que me inicié en la contemplación de este monumento.
    Como decía Carmen Martín Gaite: “Para llegar al milagro hay que pasarse mucho tiempo no entendiendo nada”.
    Me alegra este cambio de tonalidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ummmmmmmmmmmm qué bello... todo, la música por supuesto, pero tu escrito es divino, profundísimo.

    Yo tuve un novio pianista y me enseñó algunas cositas de música, aprendí muchísimo con él. Entre otras, esta obra me hacía escucharla una vez detrás de otra, siempre decía que era tan inmensa la belleza que contenía que podríamos escucharla ininterrumpidamente hasta el día de nuestra muerte y aún no podríamos valorarla. Y es verdad, es sublime.

    San J.S Bach... ¡qué monstruo de la naturaleza!

    Besos. Gracias.


    (cómo ha sido el flash satanico-zapateresco, qué risas y qué terror..., pero como dice Angel, yo también me alegro de que tu blog haya vuelto a su ser, aunque si te soy sincera, cuando ví la imágen en la portada casi me muero de la risa) xDD

    ResponderEliminar
  4. Lo cierto es que tienes toda la razón cuando señalas que hay que estudiar mucho antes de poder llegar a aprehender la belleza que esconden estas notas. Desde mi más absoluto desconocimiento de este maravilloso arte que es la música, envidio, Bate, esa capacidad que tú tienes y yo no para poder disfrutar (como Dios manda) de estas notas.

    En cuanto a tu escrito..., digno texto que acompaña a música tan sublime.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.