domingo, 13 de septiembre de 2009

Officium Defunctorum (Nueva España, 1559)

El arte religioso que produce el Siglo de Oro español, es la manifestación más sublime del conocimiento, el discernimiento y la intuición de la gloria de Dios por el hombre. Si en la imaginería nos encontramos en mi tierra, Sevilla, cuna de grandes artistas con un sublime Juan de Mesa que es capaz y capataz de crear en la hojarasca de la madre madera al mismísimo Gran Poder de Dios, en las letras, no podemos pasar por alto la capacidad de acercarnos a Él de una mística monja casi analfabeta, pero con la sabiduría que infunde estar cerca de su Gloria: Teresa de Jesús. En la música, España es cuna de los más memorables y eminentes hombres que con su arte ensalzan y alaban a Dios Padre, al catolicismo que vertebra el espíritu bueno, que hace Occidente. Que gloriosa época para vivirla, cuánto la echo de menos...

Le pregunté un día a mi maestro de acústica y canto coral, un experto en el Renacimiento español y el buen gusto, un exégeta de la vida como Dios manda, sobre la diferencia que el notaba -sutil-, y percibía, aparte de las estilísticas, entre el macarrónico Palestrina y Cristóbal de Morales;

-Mira niño, Palestrina nos prepara para la Gloria de Dios, y Cristóbal de Morales, en cambio nos recuerda que el sufrimiento y el padecimiento en la tierra no es eterno.


Ahí quedo eso.




6 comentarios:

  1. Una bellísima descripción de la música de ambos compositores. La música religiosa del renacimiento tiene un aire de sencilla espiritualidad que invita al sosiego y la reflexión.

    A mí siempre me ha apenado que en Sevilla, que fue gran cuna musical durante los Siglos de Oro, apenas se recuerde a los magníficos compositores que nacieron y/o ejercieron su vida profesional.

    ResponderEliminar
  2. Enorme música, enaltecedora y balsámica para el espíritu. Este magnifico exponente de la música española, al igual que los grandes, grandes, tienen la capacidad de insuflarles a su obras el gen de la inmortalidad y de la eternidad. No se puede corresponder más a los propósitos que comentas. Así da gusto empezar el día. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con Locuaz: así da gusto empezar el día.

    La vuelta que le has dado a mis neuronas con tu párrafo final, del que habría mucho, mucho que hablar, se ha quedado paralizada cuando la música ha empezado a sonar.

    Me he quedado como traspuesta. No había oído esta pieza en mi vida. El habérmela descubierto ya es tu buena acción del día :-), al menos para conmigo.

    Gracias por ello.

    Saludos.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  4. Cuando me casé. Me volví loco buscando alguien que cantara algo hermoso en la ceremonia. Encontré a un grupo de 5 chicos y chicas que nos cantaron una misa de palestrina preciosa. En el Post de mañana si D.q. no hay video, pero sí a Tomás de Victoria. Uno de mis preferidos.

    ResponderEliminar
  5. Qué delicia! lo he tenido de fondo mientras recogía el desayuno, qué lujazo para ir entrando en el domingo. Gracias.

    Un beso, Guerrero!!

    ResponderEliminar
  6. Aunque me ha pillado ya de lunes, ha sido impresionante amigo!. Precisamente en estos momentos que ando con problemas de insomnio, es la medicina ideal para templarme un poco. Que maravilla, Bate.
    Cambiando de tema, ya sabes por qué he venido tb y, además, me has ayudado muchísimo con tus palabras, por no hablar de esos privilegios que me concedes, jeje. Me encantaaa. Cuento contigo en mi andadura, no lo dudes y por supuesto que quiero que seas mi voz. Un besazo!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.