lunes, 7 de septiembre de 2009

Basura

Han visto estas imágenes



En cualquier democracia de corte occidental -perdón por la boutade, no existe otra- el recibir a la policía que va a auxiliar a un joven que se encuentra con la cabeza abierta, tras recibir un botellazo, con pedradas, contenedores quemados y cientos de botellazos a discreción; en cualquier país civilizado, a estos nihilistas de papá les costaría pasar en la trena unos cuantos añitos, y a sus papis, pagar la factura de todo el mobiliario urbano, (perdón por la cursilería) y los coches de los vecinos que han quemado.

Pero como vivimos en el paraíso de los hijos de putas que se aprovechan de su impunidad para hacer lo que les venga en ganas; como dice el maestro Burgos…, aquí no passsssa nada.
¿Saben donde creo que radica el problema de toda esta basura en la que nos hayamos enquistado como una sombra de grasa a la sartén?…mmhh…en sus papás.
Ahí radica todo el quid de la cuestión, no hay más. Es probable que todos los papis y la papas (aliñá), esa misma noche en las que sus angelitos y sus angelitas se estaban poniendo hasta el culo de drogas y alcohol, más la soberbia que se gastan las gentuzas que no han trabajado en su puñetera vida;
estuviesen haciendo lo mismo, o casi lo mismo, que el hígado ya no perdona.
Aquí en España ya casi nadie hace lo que se espera de ellos. Los papis y las papas ha educar. Los jóvenes y las jovenas (Carmen Romero dixit) ha estudiar y trabajar. Y la policía y los jueces ha desplegar el monopolio de la violencia, porque si no la ejercen ellos, otros vendrán que la ejercerán. Y no estoy pensando en esas manadas de latinlover, o como coño se llame esos engendros. Ya cualquier pandilla de pijos se siente autorizada para montar una guerrilla urbana e intentar asaltar una comisaría de policía como si del oeste americano se tratara. Se toman una par de litros de cubata de garrafón y se creen ChusNorris en una de sus pelis asaltando el Chinatonw de turno. Por cierto, yo he estado en el Chinatonw neoyorquino, y eso es la Moraleja de Madrid, si se compara con el Políngano Sur sevillano. Muchas películas han visto estos chavales, y lo que es peor, se las creen ,y sus papás dejan que se las crean.
Unas cuantas generaciones alimentadas en el puro relativismo socialista, es lo que tiene, no se conforman con nada. Lo quieren todo, y si les estorba una comisaría, le meterán fuego.
Si sobrevivimos como Nación a lo que estar por llegar, llegará un día que haya que poner a algunos y algunas en su sitio, será la única forma de pasar tan lamentable época que nos está tocando vivir. Aunque como bien me dijo la siempre interesante y ponderada S. Cid
,peco de optimista.

6 comentarios:

  1. Has tocado un buen tema.Por desgracia en urgencias he presenciado escenas parecidas. Lo más grave de todo es que algunos menores implicados están actuando al margen del control de sus padres. Cuando tenemos que avisarlos (al ser menores) de que se encuentran en urgencias nos dicen que sus padres se han ido de fin de semana. Cosa que se verifica al no contestar nadie. ¿Pero como no se persigue dejar a unos menores solos todo un fin de semana? Otros padres llegan y les rien las gracias de las borracheras. Había años atrás unas pancartas en portugal que tenían el siguiente slogan : " ¿Sabes donde están tus hijos ahora?" . Ayer aquí en mi ciudad acuhillaron a uno con 19 años, sus amigos comentaron : "Tenía tal pedorra que ni se enteró de que le abrieron" . Hoy unos padres lloran su muerte.Cuántos saben donde están sus hijos?????

    ResponderEliminar
  2. Pues ésta es la generación del futuro,Jose.
    La generación ZP, la del "póntelo,pónselo",la de la "botellona",la de la píldora abortiva para niñas de doce años, la que peor calificación tiene en el informe PISA,la más inculta, la que sólo quiere juerga y cachondeo,copas y fiesta, la que desconoce el significado de "esfuerzo,trabajo y responsabilidad"
    La generación que votará socialismo.

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, has dado den el clavo..., la mayor parte de los problemas que causa la juventud hoy en día viene porque en su casa no les pusieron límites, bien porque los padres son cómodos, bien porque no saben cómo hacerlo, bien porque son unos desgraciados prepotentes que han criado alimañas salvajes.

    El relativismo moral, el "lo quiero todo y lo quiero ¡ya!" y, peor aún: "todo lo consigo sin esfuerzo", el "nunca pasa nada", "soy menor, no pueden hacerme nada", "te denuncio", "tengo mis derechos", etc., nos ha llevado a la selva urbana en la que hoy vivimos. Yo soy pesimista..., tú, como bien recuerdas que te dije, optimista... Quizá sea mejor ver la botella medio llena que medio vacía, pero como yo trato a diario con niñatos que ya apuntan maneras (hoy en el aula lo hacen con todo descaro, mañana atacarán la comisaría) me cuesta un mundo creer que esto puede cambiar. Sobre todo, querido Bate, porque esos energúmenos del vídeo..., atención que es importante, son los futuros padres del mañana...

    Saludos y mis ánimos para ti.

    S. Cid

    ResponderEliminar
  4. Ya le he dicho a Caballero ZP, que yo me he pasado la vida en las fiestas de Pozuelo, que es mi pueblo, y que jamás he visto nada semejante. Aún estoy que no doy crédito a las imágenes.

    Tú lo has dicho: el puto nihilismo socialista. Es el nihilismo festivo del que habla el Papa, he aquí su manifestación. Muy fuerte el tema.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Ya hemos hablado en este sitio muchas veces sobre “el gran problema”: la educación.
    Rubrico lo que dice S.Cid; se está educando sin trasladar a los hijos el concepto de responsabilidad. Se educa en los primeros años de una forma híper-protectora y después se arenga a: “pisa antes de que te pisen”.
    Sólo dos conceptos para padres vagos que deberían quedar claros, fuera aparte del relativismo moral:
    - No hagas a nadie lo que no quieras para ti.
    - Todo acto tiene asociado unas consecuencias.

    ResponderEliminar
  6. No estoy de acuerdo con el análsis tan visceral... No creo que sea una cuestión educativa sino Represiva.

    Esto del vandalismo es viejo. Y si no que se lo pregunten a los de los 80, a los "Vaquillas" del 70 o cuando en las ciudades no había farola viva (50 y anteriores)... El fenómeno nuevo es el botellón. Por respetar los derechos al descanso se ahuyenta a los jóvenes de bares y centros urbanos. Allí, en grandes concentraciones, el efecto masa se dispara. (pasa lo mismo en las victorial del Barcelona, Madrid, en las fiestas multitudinarias, etc..)

    A mi modo de ver la clave está en la impunidad del vandalismo. Las penas con servicios a la comunidad (ir a remonear bosques, limpiar parajes, etc...) son muy útiles, especialmente si se acompañana de elevadas sanciones para el núcleo familiar en caso de incomparecencia del penado. En España no hay estructura real para la puesta en practica de tales castigos. Y se genera un terrible efecto impunidad. Si al menor trincado en tales saraos le endilgan 30 fines de semana limpiando ríos bajo la custodia del, por ejemplo, batallón de emergencias del ET... el respeto a la autoridad sería tangible. No habiendo eso, con jueces (y leyes) que te sueltan a las 24 horas... Demasiado que no pase más veces.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.