domingo, 16 de agosto de 2009

Un palacio de plata

1 comentario:

  1. Mis dos hijos mayores son los que hasta ahora han podido ver las procesiones en Sevilla. Su testimonio era el de dos corazones emocionados y pletóricos. Ojalá un día puede ver esa maravilla que me presentas. Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.