sábado, 22 de agosto de 2009

R. Schumann Cello Concerto in A minor op. 129


En tan sólo dos semanas, Robert Schumann se ventiló este concierto para violonchelo que representa una de las páginas mas ricas, virtuosas y magistrales que se hayan escrito para este instrumento. A mi, y no es una boutade decirlo, me cambió la vida. Supuso para un muchacho de poco más de 16 años, el descubrimiento de un nuevo lenguaje, de un nuevo cielo sonoro que me conciliaba con las grandes corrientes artísticas, que me dejaba extasiado ante la belleza dolorosa que llega a esculpir un Schumann en un apabullante estado de gracia, estado que le duraría hasta su terrible muerte.

Siempre me gusta recordar una anécdota sobre esta música, y es que las primeras notas de este magnifico concierto se la debemos a su gato, cuando correoso y jugetón acabó pateando algunas teclas del piano.Un verdadero genio saca petróleo donde otros no vemos nada. El concierto se estrenó en el Conservatorio de Leipzig el 9 de junio de 1860. Se casó con Clara, una de las mayores virtuosas del piano en la Europa del XIX, y la persona que más hizo por difundir la música del que quizás sea el más grande artista que dio el romanticismo. Mejor dicho, Robert Alexandre Schumann encarna el romanticsmo más sublime, que parió la Europa más ilustrada.





5 comentarios:

  1. Verdaderamente magnífico. Y, si, es muy posible que la Europa del XIX tenga que rendirse a este inigualable romántico.

    ResponderEliminar
  2. Amigo mio desconocía la anecdota. Los videos como siempre geniales. Y conozcoa OTRO GRAN GENIO que también saca petróleo y mucho más donde otros no vemos nada. Gracias a El nuestra vida adquiere el valor de lo encontrado. Un muy fuerte abrazo.
    ¿Ha bajado el termómetro?

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho escuchar este concierto, si no fuera por enamorados de la música clásica como tú, gente como yo no llegaría a disfrutar nunca de estas cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bien, me quedo corto si no escribo de los intérpretes. El violoncellista, Rostropovich, está verdaderamente extraordinario, toda la fuerza expresiva de la que es capas el ruso, aquí la saca ha relucir como casi nunca lo había visto. He tenido la suerte de verlo en directo un par de veces. Se le nota la escuela rusa simplemente por la forma de coger el arco. Tuve una profesora rusa, y saben que en el arco radica toda la armonia y el peso de la ejecución. De Leonard Berstein cada vez me gusta más todo, y dirige a una Orquesta Nacional de Francia con la que se siente muy ha gusto. Quiere la casualidad que la primera vez que escuché este concierto fuese con los mismos intérprete.

    Castroderrey: Me alegro verle por aquí, paisano. Europa acabó rindiendose ante este genio.

    Angel: Gracias a ese Genio que nos guia. El termómetro va ha explotar. Un abrazo.

    Alawen: Me encanta lo que dices, sólo eso. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Su señora Clara, una virtuosa al piano, pero como era mujer y de aquella época, una desconocida, el tiempo pone a cada uno en su sitio.

    Los vídeos insuperables, gracias por tu trabajo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.