martes, 4 de agosto de 2009

LO QUE HAY.

Que los padres de los alumnos que quieren Educación para la ciudadanía en vez de Religión o Historia de la Religión, les expliquen a sus hijos la trama de la desgarradora ópera Sansón y Dalila, del inconmensurable niño prodigio y hombre de provecho, Camille Saint-Sant. Digo esto, porque esta ópera, como muchas otras en la historia de la música, está basada en hechos religiosos, y más concretamente, esta, en la leyenda bíblica de Sansón y Dalila, que está a su vez basado en los capítulos 14, 15 y 16 del Libro de los Jueces. Esto, sólo es una anécdota comparado a todo lo que se pueden perder generaciones y generaciones de españoles que se dejan llevar de la mano de un gobierno más pendiente de la ingeniería social, que de instruir en el conocimiento a los más indefensos.
Y, por adoctrinar a los más débiles, el Estado está dispuesto a cargarse siglos y siglos de tradición. Un pueblo que no conserva sus tradiciones, y no me refiero a fechas concretas del calendario, está predispuesto al suicidio, abocado al totalitarismo. El socialismo español - al menos desde que está el fantoche éste de presidente del gobierno- quiere cambiar los cimientos de la sociedad, aunque con ello tenga que enfrentar a una mitad del pueblo con el otro., les da igual. En la división y la exaltación del maniqueísmo, tienen asegurado el poder, que es de lo que va toda esta película.
Una sociedad analfabeta y más pendiente del fútbol y la última patraña que echen por la tele, que de su formación, es un caladero de votos para la progresía, es así. Les venden la burra del dialogo social, del estado del bienestar, del empresario malo, de que todo el mundo tiene todos los derechos del mundo, sin ninguna obligación; y está claro que más de la mitad del trabajo ya está hecho. En esa estamos. Lo demás, no importa. Si falla la educación, se va a tomar por saco todo lo demás.
Leí hace poco un informe sobre la situación educativa en España- desde que vivimos en democracia, o como coño se llame esto-, que da mucho pero que mucho miedo. Hace treinta años el mayor problema que daba un chico en el colegio era básicamente que llegaba tarde, masticaba chicle en clase o respondía de malas maneras al profesor. Hoy, le pueden partir la cara al mismo profesor el alumno, y si se pasa de la raya , viene el papi y le arrea de nuevo al mismo profesor. Acabo.
Valiente mierda de país estáis dejando. progresssss-

* Lo de la Vicelagarta ordenando desde Costa Rica al fiscal general del estao -como dice el tibio Rajoy- , a que abra un recurso urgente contra la resolución del caso Camps, rompe las reglas de juego en un Estado democrático. La justicia al pie de los caballos, y las bridas tirada por el gobierno. Esto se pone serio…, y apesta.

3 comentarios:

  1. Estamos inmersos en un proceso de cancelación de todo aquello que ha conformado lo tradicional en España.
    La religión, la familia, el orden social, el derecho a la vida...
    El socialismo de González era socialista; el de Zapatero es simplemente nihilista. Esto es aterrador.
    Y la Vice confirma que cada vez estamos más lejos de ser un Estado de Derecho, y más próximos a un república africana donde la Fiscalía General es un lacayo más al servicio y dictado del Gobierno, y donde se pretende aniquilar a la oposición con burdos montajes circenses que dan grima.

    ResponderEliminar
  2. Olé. Pero que bien lo has dicho. Pero ten por cierto que para sus hijos y los poquitos de todas las ministras, ´(no sé si 4 entre todas juntitas)tienen una educación diferente a la del pueblo. Que pregunten por los colegios británicos de Madrid.Y España, sin cultura.A tocar castañuelas que es lo que vende.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cómo es posible que en este momento, y a estas alturas de la “civilización” estén gobernando y administrando, y no me refiero sólo a España, la gente más incapaz, ineficaz, con unos niveles de preparación y aptitud más cortitos, sin envergadura política ni de gestión, y que esta calaña se extienda como una mala gripe a otros ámbitos y estamentos de la sociedad?

    Creo que la falta de excelencia no solo impregna nuestro “oportunistamente-igualitario” sistema educativo, sino que lleva ya dando muestras de su arraigo en esta generación que nos dirige. Una lacra de incompetentes que complementados y apoyados por cuotas de “normalización”, discriminaciones positivas, arrivismos y primacía de las ambiciones políticas frente a la valía personal, se han hecho con el cotarro de la política nacional y periférica. La ley de partidos fomenta esta mediocridad.

    Cuantas veces nos hemos percatado de la ascensión de personajes mediocres que llegan a un alto cargo, simplemente porque estaban ahí y no se han movido de la foto.
    Y ya digo esto no afecta sólo al ámbito exclusivamente de la política en donde debería imperar la nobleza de miras y los intereses generales(....ja), sino que viene sucediendo desde que el mediocre no se ve afectado por a las leyes de la selección natural, y que sólo con mezquindad,ambiciones bastardas, cabezonería y oportunismo se erige en rey de la selva.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.