domingo, 16 de agosto de 2009

Beethoven Concierto para violín en Re mayor.

Este concierto me acompaña hace muchos pero que muchos años. En mis primeros años de estudiante de música en el Conservatorio de Sevilla, solía tenerlo siempre entre mi música más selecta. Me estudié la partitura con toda la pasión y unción religiosa que me permitía los nervios. Me sigue poniendo nervioso los primeros compases, el trio de viento, los golpes esperanzados del timbal. Si en la quinta sinfonía esos primeros golpes nos trae un aliento de muerte, el comienzo del concierto nos devuelve una fe llena de luminosidad en la especie humana. Pocas músicas más alentadoras que esta podemos encontrar en el vasto terreno de la Historia de la música. Beethoven es un ser de contrastes evidentes. En este caso, la felicidad le salía por las orejas, y es tal la alegría que desprende, que contagia plenamente al afortunado que se adentra en esta música. Muchas veces pienso lo afortunado que son las gentes que descubren Sevilla por primera vez en un día de reluciente otoño, cuando el frescor de la lluvia dejan a la ciudad dormida en sus sueños de grandeza. Pienso lo mismo de los que vayan a escuchar este concierto por primera vez.

Les dejo con el concierto y con unos intérpretes de primera categoría.

David Oistrakh con la London Symphony, conducted by Sir Adrian Boult.



Como no encuentro el 2º mov. con Oistrakh al violín, les dejo con Sivia Marcovici.




7 comentarios:

  1. Este concierto que usted ha colgado en el blog me ha dado un hambre Bethoveniana atroz. ¡Me tengo que pillar la integral de Beethoven ya! Lo quise hacer en las pasadas navidades, pero por los problemas de salud decidí aplazarlo para un poco más adelante. ¡Gran error!

    El temperamento del genio está magistralmente expresado en esta obra. La sucesión de los tres movimientos nos eleva el alma a un estado de reconciliación con la humanidad como dice usted, y nos contagia de esa alegría que creo es el estado más elevado del espíritu.

    El otro día en un programa de televisión de “reporteros intrépidos”, conversaban con monjas de clausura (no recuerdo la orden, pero sí que el denominador común era, que las nuevas vocaciones provenían de África, o eran sur-americanas de la parte indígena) en un convento de Llerena. Estas mujeres estaban felices desbordaban alegría y desde luego no estaban apartadas de la realidad, se informaban y conocían perfectamente la situación del mundo. Cualquier imagen de un Dios severo y castigador no se correspondía con la dicha y el júbilo que irradiaban estas mujeres.

    Lo vuelvo a expresar: creo que la alegría y todo lo que ésta trae aparejado, es el estado más perfecto del hombre.

    ResponderEliminar
  2. Si a usted le produce un hambre beethovenianamente atroz este concierto, sus comentarios alimentan mi pobre alma de cántaro apoquinada a la belleza a la que usted hace referencia.

    Y luego dicen que estamos en la sociedad del conocimiento. ¿Y como estaría de conocimiento una socieded que es capas de parir a un verdadero genio?.. pero verdadero, nada de moda ni tonterías.

    "creo que la alegría y todo lo que ésta trae aparejado, es el estado más perfecto del hombre."

    AMEN.

    ResponderEliminar
  3. Con lo expuesto y respondido arriba, me da vergüenza hacer la anotación, pero es la manera de plasmar mi atención al trabajo que has buscado y que compartes para nosotros. Te voy a estropear la belleza, pero ahí lo suelto. Yo descubrí a Beethoven con la película "La Naranja mecánica" (lo dije, sorry) Me entusismó, me puse a leer todo sobre él y a escuchar toda su música. Tenía a mi madre frita. Hoy puedo gozarlo de verdad, sin extrencicidades adolescénticas. Has puesto elegancia una vez más en tu blog.

    ResponderEliminar
  4. No he visto esa película, es que me da muy mal bajío. El tipo ese kubrick tenía mucho talento.
    Mi madre aguantaba muy bien mis estudios con el Chelo. Siempre decía que le gustaba escucharme, pero yo se que en el fondo estaba deseando de que acabase de tocar para ella poner la tele y ver su novela, que en aquella época podría ser Gata salvaje o algo parecido. Así son las madres. Donde se ponga una telenovela en condiciones que se quite to lo demás...jajajajaj.

    ResponderEliminar
  5. la verdad es que me traumatizó en la edad con que la vi, pero de esas cosas son las que se aprenden.Ya me hubiese gustado a mi estar en compañía de un Chelo .

    ResponderEliminar
  6. bate, entro tu blog y siempre me encuentro con una maravilla, una detrás de otra, me alegro de habernos encontrado, además lo dejo de fondo mientras leo otros blogs.

    En mi casa es al contrario, la que siempre he dado la "paliza" he sido yo, los amigos de mi hijo que tiene dieciséis años cuando vienen a mi casa le han llegado a decir, ¿qué clase de música escucha tu madre?, esto que digo me hace mucha gracia y lo entiendo. Mis hijos mayores los últimos que estudiaron la EGB en colegios concertados, si estudiaron algo, menos es nada, de los clásicos.

    Al pequeño que estudia en un IES le ha tocado la maldita LOGSE. ¿Sabes en que consiste la clase de música?, para reírse por no llorar, tenemos que comprarle una flauta rociera, te acuerdas de la tienda de instrumentos de música que está en la calle Alfonso XII, sólo la venden ahí, si el niño la rompe, el profesor le fabrica una con la boca de una botella de plástico de cocacola y le instala un pito o algo por el estilo, le he visto con mis propios ojos. Que compren la flauta la clase completa les cuesta medio curso y todo para que aprendan "la canción de Miguel Ríos Escucha Hermano o La Saeta de Serrat".

    Ayer leí tu entrada, ¿es cierto que estás en esa isla alejado de todo?. Hace poco que te leo y no sé si "es real o metáfora". ¿Qué entradas me he perdido?.

    ResponderEliminar
  7. Pasión: Si el sistema educativo español es una auténtica locura y un auténtico caos, pues imaginate una asignatura con poco peso como la música. Lo de la flauta rociera tiene gracia, lo conozco. Para eso mejor que no den música.
    Yo siempre me compraba el material musical en Tejera, en la calle feria. No conozco la tienda de Alfonso XII, y mira que he pasado veces por ahí, pero como voy caminando por la calle como un zombi, lo más probable es que incluso haya entrado y no me acuerde.
    Lo de la Isla de Gongelad, tiene la solución metiéndote en el enlace que doy, y si no te metes en mi perfil.
    Un saludo paisana.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.