jueves, 2 de julio de 2009

Yo, debería haber muerto con 4 años de meningitis, según los médicos. Toda mi vida a transcurrido con la enseñanza de mi madre,
"los médicos nos dijeron que tu no te podías salvar; me puse a rezar a Fray Leopoldo y empezaste a mejorar". Yo, por respeto a mi madre (lo que más quiero en esta vida), siempre lo creí, y fijaros que es difícil creer en estas cosas , cuando lo más probable es que te tomen por enfermo mental o algo parecido por decir esto.
A mi que se metan conmigo por gritar mi fe, me reconforta. Si en este pobre país, falso y lacayo de las modas, hubiera un mínimo de dignidad, como mínimo, se respetarían las tradiciones.
Lo más fácil es atacar lo que dicta la jauría que manda, los gurú de lo políticamente correcto, los comisarios de las buenas maneras, los dueños de la granja, los que no quieren para él, lo que tú recibirás.
Pobres.
Está todo tan raro.

5 comentarios:

  1. Lo divertido es que esos mismos que atacan a la Iglesia si mañana se pusiera de moda ir, serían los primeros que irían allí y serían más papistas que el Papa... ;)

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. El socialismo de Zapatero, está demostrando una agresividad extraordinaria en las cosas más importantes de la vida: la religión, la familia, el orden social, el derecho a la vida...
    La primera materialización de esta singular forma de poder es un Estado de nuevo perfil.
    El arsenal ideológico de la izquierda, está lleno de cosas que antes o no existían, o eran marginales en sus programas y planteamientos: la eutanasia, la educación sexual de los niños, el aborto, etc.
    O que un feto de tres meses no es un "ser humano".
    La aniquilación del modelo de familia tradicional, bajo el pretexto de acentuar la protección de los derechos individuales,llega hasta el punto,que de facto desaparece la patria potestad al autorizar que una menor de dieseis años pueda abortar sin que sus padres lo sepan.
    Si que está todo raro,Jose,rarísimo...

    ResponderEliminar
  3. Ahora toca meterse con Zapatero porque es él, y los socialistas pos-concilio, los que gobiernan en “las Españas”, pero no nos engañemos este desastre del atontamiento del espíritu y abandono del sistema moral, la anulación sistemática de la imaginación creadora y motora de los ciudadanos, el reinado de lo fisiológico frente a lo espiritual o intelectual si se quiere, adormecer la funesta manía de pesar… todo esto se ha venido precipitando desde mucho antes. Desde que se decidió confiar la educación de los hijos a las tatas, a los jardines de infancia, a la televisión y pensar que en los primeros años de vida se podía prescindir, durante la mayor parte del tiempo de la jornada, de una guía de rectitud y modelo parental para ejemplo, estímulo y cariño de los pequeños, y la avidez de los codiciosos mercaderes, mercado-técnicos y programadores por hacerse con una cuota de mercado fácilmente moldeable y condicionable, para hacer de estos imberbes consumidores el mercado perfecto del futuro que es ya tmb nuestro presente.

    Reseño aquí un párrafo de un artículo de Sergi Doria, que creo describe esto inmejorablemente:
    “…Era el retrato-robot del hombre-masa que diseccionó Ortega, aquel que no admite limitaciones a sus apetitos más primarios. Cómodamente instalados en los tópicos progresistas y en la placenta de la telebasura, los ciudadanos-consumidores se enajenan de una tradición que identifican con la carcundia. Mientras pacen en la Memoria Histórica Oficial de trazo grueso y guión de telefilme, se “ejercitan espiritualmente” en la ética indolora de la “autoayuda” y el mensaje budista de fin de semana”.

    ResponderEliminar
  4. No he podido evitarlo, me he puesto a llorar, super emocionado. Recuerdo todo lo vivido con Inés, Ahora es la gran guerrera de la fe en la familia. La defensora de todas las causas. Dios la dejó con nosotros, pero fué para engrandecer a El. Lo mismo contigo. Doy gracias a El por dejaros en nuestras vidas.
    Un super abrazo. Lamento mi ausencia poética. AHora me apetecería dedicarte algo como lo que tú sueles escribir, pero ese don se te ha dado a tí.

    ResponderEliminar
  5. Tenmos una deuda pendiente los que hemos pasado por ese trance, con El.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.