jueves, 23 de julio de 2009

ANSIEDAD



Igual que las termitas van arrasando a golpe de colmillos, hincando el interior de la madre madera y convirtiendo en serrín todo lo que encuentra en su asqueroso camino de destrucción, la ansiedad, esa gata negra y asquerosa que sacude cómo un falo, cargada de solemne frivolidad…, traga y traga.
Toda alma que se cruce por su camino., lo tiene chungo.
Sólo se puede derrumbar a este maldito demonio, sin escrúpulo, enseñando los dientes, llamándole al centro del ruedo y eliminando su mugre.
Ehi Ehi bestia…¡
Padecí de una apnea del sueño durante un año, tuve un par de episodios que me dejaron al borde del abismo, vislumbré la muerte por segunda o tercera vez. A raíz de aquello me entró una ansiedad que no se la deseo ni a un talibán…bueno, a esos hijos de puta, si. A esos cabrones les deseo todo lo peor que se le puede desear a un bicho. Yo, odio a los malos.

Cuando te tiras muchos días sin pegar ojo, hay cosas que cambian, es así, no puede ser de otra manera. La humanidad se divide en dos, los que duermen, y los que luchamos para no quedarnos dormidos cuando no tenemos que hacerlo. Eso jode. Es cruel no dormir, es inhumano, antinatura y antitodo. Soportar esta carga hace fuerte, pero hay veces que entran dudas. El sufrimiento, tiene que tener un fin, no?.

La ansiedad se destruye, sin ningún tipo de miramiento, al cuello, sin compasión, pedazo de hija de puta te voy a masacrar saco de mierda¡¡¡¡¡¡¡¡
Sorry, esa es la postura.
Esta postura lleva implícito cambiar algunos hábitos. Nada de buen rollo con el prójimo, el que no entienda esta situación, que se retire, que se largue, necesitamos gente dispuesta a pasarlo de puta pena con este dolor. Es cuestión de tiempo…y de FE.
Quien no este preparado y listo para la batalla, que se busque un antro lo suficientemente amplio para esconderse de sus responsabilidades, que no son otras, que estar con el que sufre.
En esto, consiste la vida.
El día que tuve a mi niña en mis brazos, se acabaron mis ansiedades.
Empezaron mis sueños.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con la última frase. Todo lo demás lo comparto y me ha acompañado durante mucho tiempo. El dia de queació tu hija se acabaron tus ansiedades y se acabará tu odio. Al tiempo. Yo estoy en ello. un saludo

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido Angel. Somos mucho los que hemos tenido alguna vez algún que otro episodio con la ansiedad, yo gracias a Dios, la tengo superada, o eso creo. Lo del odio, es una forma de escribir, personalmente no odio a nadie, pero si a las religión que permite que en su seno crezcan terrorista como los talibanes. Es decir, no me corto un pelo en denunciar esa asquerosa doctrina.No tengo ningún remordimiento en tener estas ideas. Incluso como cristiano.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Un hijo lo cambia todo:las certezas,las inquietudes y las esperanzas.
    También es cierto que un@ se reafirma en todo lo que cree, en lo que conforma el acervo y el diarion en el cual sustentamos nuestras personalidad.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.