viernes, 5 de junio de 2009

Preludio de la sexta Suite para chelo de Bach

El día que le solté a mi maestro que yo sería un buen violoncellista, él, se puso a tocar esto. Lloré de felicidad, y nunca más le llevé la contraria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.