viernes, 26 de junio de 2009

Preludio de la cuarta suite para chelo de Bach

Encuentro una necesidad casi fisiológica volver cada cierto tiempo a escuchar esto, (y después tocarlo si el óxido lo permite) tanto como posar la imaginación sobre un acantilado y dejarme irrumpir por la clara presencia de olas que derriten la espuma sobre ruinas abruptas. Bach cultivó el don de la naturaleza de origen religioso, y trastabillado de flora campestre. Entre sus suites noto la profundidad con la que enfrentaba los demonios, en una lucha constante que siempre ganaba el que tiene que ganar, con su alma. Querer comparar la música de Bach con la arquitectura, es querer poner cercos al campo, como confinar a Dios en un tabernáculo.

4 comentarios:

  1. Es de una belleza indescriptible.
    Mújica Lainez definió la música de Bach como "el lenguaje de los ángeles."
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mi de Bach me gusta más la música para teclado. Las suites para chelo siempre me parecieron más "románticas" que las obras abstractas para el clave o el órgano. Aún así, una grabación magnífica en un entorno incomparable.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Tiene que ser maravilloso poder tocar una música así.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No sé. No me mata mucho. Hay música que me claramente me gusta más. Por ejemplo, ésta no me genera dudas: http://www.youtube.com/watch?v=2oyhlad64-s

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.