lunes, 29 de junio de 2009

Mozart Gran Misa en do menor - 1. Kyrie (Bernstein)

El otro día un tipo escribía, consternado, en no se donde, que la música religiosa de Mozart no es numerosa ni de lo mejor de la excelsa obra del compositor, debido a que era masón.
Oigan, yo estoy un poquito ya cansado de tener que escuchar tantas tonterías, y no por lo de masón, que para mí es como pertenecer al club gastronómico del pueblo, una manera de pasar el rato con los compañeros de partida, etc.
Este hombre lo tenía claro, yo también.

8 comentarios:

  1. Que fuera masón no quita un ápice a la majestuosidad, a la maravillosa aportación de Mozart a la música religiosa.
    Un genio absoluto como Wolfgang Amadeus sólo puede merecer nuestro absoluto reconocimiento y gratitud eterna.
    Como decía Norman Mailer, "alimento para el espíritu".

    ResponderEliminar
  2. Me encanta esta misa. Ni se sabe cuántas veces he oído este DVD con Lenny Bernstein.

    Arleen Auger está para alucinar. Especialmente en el Et incarnatus est.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En esta carta, la última que dirigió Mozart a su padre, se aprecia las convicciones claras y fuertemente arraigadas en el terreno espiritual. Pero para mí hay algo más importante que se ve a las claras en esta carta, y es que Mozart es un espíritu fundamentalmente noble y bueno y que incluso en semejantes circunstancias, emerge la serenidad del encuentro entre el HOMBRE y su DESTINO.

    “Acabo de conocer una noticia que me abruma, y tanto más cuanto tenía razones para suponer, tras vuestra última carta, que gracias a Dios os encontrabais muy bien. Acabo de saber que estáis bastante enfermo. No tengo necesidad d deciros con qué ardiente deseo aguardo noticias vuestras que me consuelen; y cuento con ello, aunque sea mi costumbre imaginar lo peor en cualquier circunstancia. Puesto que la muerte, bien mirado, es el verdadero objetivo final de nuestra vida, me he familiarizado tanto, desde hace algunos años, con esa verdadera y mejor amiga del hombre que su imagen no sólo nada tiene ya de terrorífica para mí, sino que es incluso, por e l contrario, apaciguante y consoladora. Y agradezco a Dios que me haya concedido la felicidad de tener la ocasión –ya me comprendéis- de aprender a conocerla como clave de nuestra verdadera felicidad. Nunca me acuesto sin pensar que, tal vez, por joven que sea, al día siguiente no existiré ya. Y sin embargo no hay nadie, entre todos los que me conocen, que pueda decir que soy triste o pesaroso en mi conversación. Doy gracias a Dios todos los días por esta felicidad, y la deseo de todo corazón a cada uno de mis semejantes… deseo, mientras escribo esto, que os encontréis mejor, y lo espero; sin embargo, si, contra todo lo previsto, no estuvierais mejor, os ruego entonces que no me ocultéis, sino que me escribáis o hagáis que me escriban la pura verdad, para que pueda estar en vuestros brazos en cuanto sea humanamente posible. Os conjuro a ello, por todo lo que nos es sagrado.” (viena 4 de abril de 1787).

    ResponderEliminar
  4. Creo que quien escribió eso ni conoce la vida de Mozart ni la historia de la Masonería. Para Mozart pertenecer a la masonería no estaba reñido con ser católico, como muchos masones de su época (incluso eclesiásticos).

    Mozart era un compositor de corte, además uno de los primeros en intentar llevar una carrera independiente del mecenazgo de ningún noble o religioso. Muchas de sus composiciones son encargos independientes en lugar de la habitual producción musical precontratada que se acordaba cuando un compositor entraba al servicio de un alto cargo.

    ¡Cómo le gusta al personal convertir la historia en prensa rosa y amarilla! ¡Cuánto daño han hecho a esta sociedad Dan Brown y jorge Javier Vázquez! Realmente sería más sencillo jusstificar la escasez de música religiosa al "trauma" que supuso para el joven Mozart, niño prodigio, estar al servicio del autoritario arzobispo de Salzburgo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Natalia: De acuerdo contigo en lo que dice Norman Mailer.

    Noatodo: Arleen Auger canta verdaderamente bene, como los angeles, nunca mejor traido.

    Locuaz: Gracías por haberte tomado la molestia de transcibir tan generosa carta para nosotros. Sabía de esa misiva. De la naturaleza bondadosa del genio, no tenía dudas, y de su profunda religiosidad, católica, menos. Pero es que ya sabes que cada vez puedo menos con lo superficial, y escuchar la majadería masónica esa, ya me estaba jorobando.

    Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Pfunes: Es que tampoco es cierto que hiciera poca musica Sacra, yo tengo 20 cd dedicado al tema religioso de Mozart.
    Creo que se llamaba Colloredo, el Arzobispo de Salzburgo.."La relación de Mozart con su patrón el arzobispo de Salzburgo, Hieronymus von Colloredo, fue bastante turbulenta por sus continuas discusiones y desembocó en la renuncia del compositor y su marcha a la ciudad de Viena". No hay más.
    Quizás mucha ignorancia y muy mala leche.

    ResponderEliminar
  7. Tal vez debí decir que el resto de la producción musical de Mozart empaña su música sacra (al igual que Bach eclipsa al resto de la música barroca para órgano que tan importante fue en España).

    De todas formas de acuerdo contigo en que lo que hay es mucha ignorancia (el conocimiento general de mozart no va más allá de la pequeña música nocturna y si me apuras el aria de la reina de la noche de la Flauta Mágica) y cobre todo muchas ganas de convertir la historia en prensa rosa y amarilla.

    Un saludo

    PD: Yo también tengo esa colección de CD´s de Mozart.

    ResponderEliminar
  8. Gran colección.
    La auténtica belleza no se debe eclipsar por otra luz. La música para órgano española, la del renacimiento (XV y XVI), creo que quién la eclipsa es la secular dejadez para nuestras cosas que siempre nos ha caracterizado. Esto, también lo traslado a otras disciplinas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.