martes, 9 de junio de 2009

Gustav Mahler Adagietto from Symphony n.5

CLAUDIO ABBADO dirige el Lucerne Festival Orchestra



Quien haya visto Muerte en Venecia, la película que filmara Luchino Visconti, recordará esta música. Ligera y clara, como un amanecer en el adriático, profunda y serena, como un columpio de duras raíces. La película puede llegar hacer un tostón, sublime, pero tostón. Lo único que la salva es el adagietto de la quinta sinfonía Malheriana, pero es que esta música puede salvar una época, incluso decadente. Y que conste que aquí el menda no valora lo suficiente la música del alemán. Me puede llegar a empalagar más de 15 minutos de Mahler, que le vamos hacer.
Tomas Mann, el mejor escritor germánico del siglo XX, escribió una novela corta llamada la Muerte en Venecia, en la que refleja el amor que siente hacia un joven , y en la que da ala a su condición de homosexual. Aunque estaba casado y tenía familia, el nunca negaría su condición, y hizo bien, que coño. La película está basada en este libro. Y el nexo de unión, como no podía ser de otra manera, es la bendita música que compusiera Mahler. Si cierran los ojos, y miran más allá de sus asuntos, es probable que huelan el salitre del aire veneciano.

Que tengan un buen día.

2 comentarios:

  1. Este adagieto está casi ligado ya a la película de Visconti, como "As Time Goes By" a Casablanca. Pero creo que No. La grandeza de esta música si acaso al nivel de la novela de Tomas Mann, aunque no puedo dejar de asociarla con esa imagen de un Dick Bogarde sobre-maquillado, para paliar los estragos de su enfermedad degenerativa; algo patético en el papel del compositor, corriendo con el pulso acelerado tras del muchacho que representa lo que el ha tratado de alcanzar durante toda su vida artística, y que aflora como un amor juvenil "semi-platónico", inalcanzable.
    Realmente fin de una época. Decadente época. Bendita decadencia.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.