martes, 9 de junio de 2009

The Go-Betweens



Le comentaba ayer a un amigo que cada vez se me caen más grupos del pedestal a los que yo, los había subido en algún momento de lucidez. La lucidez no dura siempre, ni siquiera podemos contar con ella en momentos que más nos haría falta. La lucidez es como esa señorita que se arregla para un día importante , se le olvida el abanico, y para más INRI, ese día es el más caluroso del año. O esa otra que pide un helado de nata sin acordarse que su organismo no tolera los lácteos, que putada.
Se viviría mejor sabiendo que podemos tirar de la lucidez siempre que nos plazca, la metemos en la mochila cuando estemos hablando de futbol con una ciudadana, y la sacamos cuando queramos seducir a un guardia civil de tráfico. Mi hermana Luisi era experta en seducir a los guardias de tráficos, siempre ha sabido manejar bien ese don ,no se como lo hacia, pero siempre acababa librándose del multazo. Es bueno tener un don. He llegado a salir de fiesta con mi hermana para que acabara llevando el coche. Había que explotar su don, claro. Hay bandas que no hace falta tenerlas en ningún lugar, ni pedestal ni vitrina, están ahí, viven acoplado a uno, sobreviven al paso torrencial de los años, respiran, laten bajo la apariencia de cosas normales. La persona que tiene capacidad de emocionarme, no es normal. La normalidad está reñida con lo emocionante, es lo que hay. Hay estados de animo que como un niño mimado te pide una música, y hay músicas que se bastan por ella solas para inducir una catalepsia (Del Lat. catalepsis, y este del gr. κατάληψις, ).
Hoy traigo a la pantalla de mi blog una banda de las grandes, de las que me acompañarán el resto de mis días, perfilarán a lo lejos, junto conmigo, el ocaso del sol.

3 comentarios:

  1. Reconozco que eso del..ocaso del sol, me a salido pelín cursi, pero tontín que se encuentra hoy uno...hayyyy.

    ResponderEliminar
  2. ¿La percepción de la belleza varia con los años? ¿Se hace más exigente, delicado, exquisito, sofisticado el paladar con el paso del tiempo? (partiendo de que haya una voluntad de educar el paladar) ¿puede ocurrir este proceso en sentido inverso? ¿Porqué hay cosas que preservan sus virtudes a nuestros sentidos y no se alteran con el transcurso de los años?
    No tengo ni idea realmente de cómo funcionamos a este nivel los seres humanos.
    Un niño que todavía no esté condicionado por pre-juicios sociales, no conoce ni recelo ni temor. Tiene todos los canales abiertos y preparados para sentar las bases del cultivo.
    De cómo se le oriente y de su temperamento, dependerán los derroteros que tomen sus juicios de valor. No nos olvidemos del tipo de sociedad, costumbres, creencias, sistemas educativos…todo influye, aporta o resta.

    Después de este rollo que me he pegado, y que me ha sugerido tu comentario sobre la lucidez, creo que a estas alturas Go-Betweens siguen ahí en nuestro ideario pop, o mejor dicho musical a secas, después de más de 20 años, porque sus canciones nos siguen emocionando, hay verdad en ellas, no sé de que tipo, cuando suena su música sonreímos de forma inteligentemente cómplice estemos solos o no, tienen chispa interior.
    Además de ser íntegros en su arte, fueron a más. El tema que has colgado: “finding you” pertenece al último disco que grabaron, de los tres que siguieron a la nueva reunión de Forster y McLennan, y es un temazo que ilustra ese nuevo florecimiento a más que tuvieron antes de la muerte de McLennan.
    Como dirían los pedantes: “la quinta-esencia del pop”.

    ResponderEliminar
  3. Amén locuaz. ¿ Tú porqué no te abres ya un blog de una puñetera vez ?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.