martes, 19 de mayo de 2009

Revuelos de la Historia.


Resulta que llevo más de veinte años dando por hecho que el libro La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach lo escribió la que fuera segunda esposa del genio alemán ( Tuvo 13 hijos con Ana Magdalena y 7 con la primera, un portento que no llegó a conocer a Bibi Aidó, menestra de la guasa y el mamoneo feminazi (grrrr..) ), y ahora me entero que no, que resulta que esta pequeña joya autobiográfica de la parienta del peluca en realidad estaba escrita por una profesora inglesa de música, llamada Esther Meynell. A mi hoy se me quedó cara de póquer, no se porqué tenemos que recurrir a un juego de carta para expresar un gesto, al enterarme de la noticia ( No se crean que ha salido en la 1 o en telebazofia XXX, no). A mi que quieren que les diga, no me afecta nada. Vaya, que me da igual. Hace unos años se descubrió en Sevilla que el Cristo de las penas de la hermandad de la Estrella ( Ole!! y Viva!!) no pertenecía a la escuela de Roldán, que era obra del imaginero flamenco, (nada que ver con Camarón de la isla, eh) Jose de Arce. ¿Y qué?, pues nada... pues eso.
Lo que yo he disfrutado leyendo este librito. Leanlo, hagan me caso por el amor de Dios; no he estado más cerca del dios de la música que leyendo estas páginas. Artillería pesada.
* * *
Una vez entré inesperadamente en su cuarto cuando estaba componiendo el solo de contralto ¡Oh Gólgota!, de la pasión según San Mateo ¡Cómo me conmoví al ver su rostro, en general tranquilo, fresco y colorado, de una palidez cenicienta y cubierto de lágrimas! No me vio; volví a salir silenciosamente, me senté en la escalera, ante la puerta de su cuarto, y lloré también. Los que oyen esa música, ¡qué poco saben lo que costó! Sentía deseos de entrar y echarle las manos al cuello, pero no me atreví. Había visto algo en su mirada que me produjo un sentimiento de veneración. Nunca llegó a enterarse de que yo le había visto en el dolor de la creación, pues eran momentos en los que sólo debía verle Dios”.
Roy Goodman, Dirige al Brandenburg Consort en La Pasión según San Mateo.


6 comentarios:

  1. Me regaló ese libro,Jose,Guti las pasadas Navidades cuando mi marido y yo estuvimos en su casa en Roma.
    Me encantó,y lo recomiendo encarecidamente.
    Un beso.
    (Por cierto,que la primera vez que apareció publicada la obra en Londres en 1925,fue de forma anónima. Parece ser que el libro tuvo tal éxito que la autora se vio obligada a revelar su autoría.)

    ResponderEliminar
  2. Una joya inconmensurablemente bella, Natalia.

    ResponderEliminar
  3. Yo también sentí esa decepción al saber que no era una crónica real de la esposa amante, admirada y respetuosa de la figura de su marido. Una devoción más allá de la relación marido-esposa, donde se sitúa a Bach en plano espiritual de músico creador tocado por la inspiración divina, que discurre por lo cotidiano y terrenal, pero con la mirada por encima de lo humano, vislumbrando la gloria de Dios.
    Es un libro que por un lado se ajusta a lo que se sabe de la vida de Bach, y se completa con una serie de detalles bien recreados aunque puede que idealizados…
    Nos da una idea también de la veneración que ha habido (sobre todo a partir de Felix Mendelssohn como todos sabemos) por la figura del músico que, por no haber mucha información sobre los detalles de su vida y personalidad, comparándolo por ejemplo con Mozart del que existe una prolija correspondencia, ha despertado la imaginación de todos los amantes del genio, imaginando cávalas sobre la forma de ser de tan excepcional artista.
    ¡Hay que leerlo!.

    ResponderEliminar
  4. Morato, te voy a fichar para el Blog, cuanto pides, dilo y se te concederá.
    Ya te digo, lo descubrí ayer y resulta que tú lo sabías y no me dices nada...grrrr ( He descubierto las onomatopeyas).

    ResponderEliminar
  5. Bate no te me enfades. Además algunas veces el no saber según que cosas, es conveniente. Se mantiene intacta una ilusión que no hace daño a nadie, y reconforta al que la tiene. Dicen que el saber te convierte en más reflexivo pero...no da la felicidad. Para eso ya están las tortillitas de bacalao de tu madre: ¡¡¡sublimes!!!.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.