sábado, 23 de mayo de 2009

THE GUN CLUB


Esta banda, que para mi significaron pasar de la niñez a la adolescencia y de ahí, casi a la madurez ( te estaré agradecido por siempre Morato,lo sabes, y mis respetos), se formaron en Los Ángeles de California allá por los primeros años ochenta, entre drogas y alcohol. Es lo que había.
Todavía recuerdo esos veranos de infarto metido en mi cuarto y aullando de placer junto al cantante, Jeffrey Lee Pierce. Si este hombre puede presumir de algo, es de tener una prodigiosa voz que normalmente no suele prodigiarse en el Pop-Rock, ni en otros sitios.
Yo no se escribir, simplemente me siento un rato delante del PC para soltar algunas cosas que me hacen sentir vivo, la mayoría de las veces ni siquiera me hago cargo de lo que escribo. Escribir de The Gun Club, me supera, todavía no estoy preparado, no estoy formado. Es probable que jamás pueda escribir nada que se acerque al sentimiento que ellos me han hecho sentir. Creanme que no es un capricho de juventud, esta gente madura con el tiempo, es un clásico. No es casualidad que la entrada que antecede a ésta ,esté dedicada a Mozart, con toda la distancia que se quiera y todas las vendas que haya que poner, me explico. Pocas bandas de Rock superan el filtro del tiempo, y aún menos, ganan prestancia con el paso de los años. Puedo poner mil ejemplos de gente que se me han caído por el camino. The Gun Club mantienen el aura de grupo maldito y con el paso del tiempo, divino. La sensanción de libertad que te hace sentir único en esta vida, el aire, la tierra húmeda, mi niña, etc, etceterita...la captaron estos tipos arrabaleros y golfos en unas cuantas canciones, sin darle la mayor importancia, como se hacen las grandes cosas; se sueltan, y que Dios reparta suerte.
Muy poco son los elegidos.

Hubo un tiempo en España que la TV valía para algo. Esta entrevista la concedieron en el programa de Paloma Chamorro "La Edad de Oro", año 1985.






La música que pongo son de sus discos, las actuaciones y vídeos que he visto en youtube, no les hacen justicia.


Give Up the Sun





Carry Home






Termino. " Miami", el disco que sacaron en 1982, lo tengo como lo mejor que se ha hecho con unas guitarras, una batería y una voz.

1 comentario:

  1. Espero no decir ninguna barbaridad, en todo caso es mi opinión y nada más. La música académica a principios de siglo XX, a partir de la música serial, escuela de Viena, dodecafonismo… se ha alejado cada vez más de los ámbitos que la mantenían más unida a una gran parte de población, que sin los medios de difusión de hoy en día, ni mucho menos, vibraba y se emocionaba en tiempo real, con las obras de los grandes músicos (un dato: en Venecia había en el siglo XVIII ocho grandes teatros de la opera, y hubo épocas en las que en la ciudad había hasta cuarenta representaciones al día).
    Ayer estaba escuchando en la cada vez más penosa radio clásica, una especie de tertulia en la que se hablaba sobre el papel de la música académica actual, y se acabó aludiendo y justificando la relación entre los politonos más descargados de los móviles, la música de psicosis, y los cogollos de Tudela.
    Decía Antón García Abril, que hoy en día hay excelentes y notables experimentos en el terreno de la acústica y la investigación tonal o atonal (música concreta, evolución de la electroacústica…), pero que eso se pueda considerar obra de arte, y menos obra maestra, es otro cantar. No puedo estar más de acuerdo. Y con ello no quiero decir que toda la música académica actual esté en un callejón sin salida al igual que ha pasado con la pintura por ejemplo, pero pienso que en gran medida muchas opciones de “vanguardia”, sí.

    Y todo esto viene, querido amigo por la reflexión a la que me ha llevado tu entrada sobre los Gun Club o sobre Mozart, porque lo que nunca debe de perder la música como pretensión, es la de tener, audacia, riesgo, estar viva, emocionar y conmover, inteligencia…PULSO. Y estos tipos descarriados lo tuvieron; estaban como tú dices elegidos, tocados por un talento que marcado por una aptitud de riesgo y regado por el alcohol, pudo brillar de esta manera.

    Habrá quien opine que mezclar así estos tipos de música es poco menos que un sacrilegio, consideran que la música, al igual que otras facetas de la vida, son compartimentos estancos clasistas e irreconciliables, pero no, la sensibilidad humana se enriquece mucho más si quitas los prejuicios y te bajas del burro.

    Todo un acierto recuperar la entrevista de “la edad de oro”, un documento que demuestra que hubo otros tiempos más excitantes y arriesgados.

    ¡¡¡¡Bravo Bate!!!!.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.