jueves, 28 de mayo de 2009

Caldo de cultivo


Nunca se debe criticar al que sufre por el asesinato de una hija, y menos por pedir justicia. Estamos llegando a unos niveles de inhumanidad tan monstruosos que hay que dejar esto bastante claro, que después, a la piara se le olvida, y a ellos también les pueden matar una hija. No concibo dolor más grande para una persona que la pérdida de un hijo. Aún en circunstancias naturales, (si se puede calificar así la muerte de una persona joven) por enfermedad, accidente de tráfico, la muerte de alguien, que todavía no ha comenzado a dar los primeros pasos por la vida adulta, es una tragedia, para la familia y la sociedad, si esta es una sociedad sana, claro. Pues imaginen lo que tiene que ser perder a un hijo por un asesinato, que haya pasado varios meses y que todavía no se haya encontrado el cadáver de ese hijo. Lo que la mayoría de las veces se hace insoportable, en un caso tan salvaje e irracional, para una mente sana, claro, se debe convertir en una amargura difícil si quiera de imaginar. Al nuevo flamante presidente de la Junta de Andalucía, jose Antonio Griñán, (a partir de ahora Mr. Gañán) no se le ha ocurrido otra cosa que escupir unas cuantas palabras en contra de la familia de Marta del Castillo.

Dice Mr. Gañán "Mire, la semana pasada en la Audiencia Nacional se juzgó al que había asesinado a mi tío, el hermano pequeño de mi madre, magistrado del Tribunal Supremo Rafael Martines, y la familia no hizo ningún circo".

Y digo yo que qué tendrá que ver una cosa con la otra. A este buen hombre lo asesinaron, cierto, y lo enterraron. A Marta del Castillo la han asesinado y su cadáver no aparece por ningún lugar, con lo cual, la familia no le puede dar cristiana sepultura.



8 comentarios:

  1. Bueno si nos ponemos a analizar las declaraciones de Griñán con su misma lógica, lo que el está respondiendo también se encuentra condicionado por el dolor de una perdida como es la de su tío.
    Hay que darse cuenta que en el caso Marta del Castillo, primero fue el fenómeno medios-basura-periodismo de investigación de vísceras-oportunistas, al que después utilizó la familia para alentar al esclarecimiento rápido de su drama. En el caso del tío de Griñán la cosa pasó mucho más desapercibida.

    Hay una película magnífica de Billy Wilder protagonizada por Kirk Douglas: El gran carnaval (Ace in the Hole) (1951), donde se retrata magníficamente el circo mediático que crea un periodista espabilado en torno a un drama humano. No puede ser mas certera la forma en que Wilder retrata el sórdido mundo de los medios de comunicación.

    ResponderEliminar
  2. Yo aqui de lo que hablo es de la sordidez de todo un presidente de la Junta de Andalucia, que hecha a los tiburones de la infamia a una familia por pedir justicia, y poder enterrar a su hija. A esta familia, y a otras que alientan y piden por una justicia justa, habrá que ponerle en su día un monumento por recodarnos en que sociedad vivimos.

    ResponderEliminar
  3. Bate eso es lo que trato de decir; un buen político tine que saber templar y callar cuando hay dolor de por medio (en todo caso estár al lado de la familia), y precisamente Griñan adémás de desacreditar a las victimas, da el argumento él mismo para callarse la boca. Paradoja sobre paradoja.

    ResponderEliminar
  4. Un buen político. A estos, lo único que les mueve es el odio de ver que alguien los pone en evidencia. ¿Te acuerdas ese pedazo de Zapatero leyéndole la cartilla a la madre de Irene Villa, y diciendole que el comprendía su sufrimieno porque el había perdido a su abuelito en la guerra civil? Son así. Gentuza de primera categoría,y por que no hay más categoría...
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí señor. Como decía el del Chavo del Ocho: "Chusma,chusma, chusma".
    ¡¡¡Que gran cómico Chespirito!!!
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. . Te quieres creer que mi señor padre se quedaba embobao mirando, que no viendo, el Chavo del Ocho.

    ResponderEliminar
  7. ¡Pero qué tío más imbécil!

    ¡Pero de qué vertedero lo recogieron!

    ResponderEliminar
  8. Del mismo donde no encontraron el cuerpo de Marta.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.