viernes, 24 de abril de 2009

LAS BODAS DE FÍGARO

Llevo varios días iluminando mi existencia con Mozart.

Grandeeeeeee¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡.Que nadie pase por esta vida sin estrujar esta ópera, se cierra los ojos y nos transporta a la Sevilla mas tramposa y auténtica, la de los donjuanes harto de latigazos de tinto.

4 comentarios:

  1. Grandeeeeeee¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡.

    Que nadie pase por esta vida sin estrujar esta ópera, se cierra los ojos y nos transporta a la Sevilla mas tramposa y auténtica, la de los donjuanes harto de latigazos de tintos.

    ResponderEliminar
  2. Hay cosas indiscutibles. El otro día le decía a un compañero de trabajo aficionado al cine, que la película con la mejor música es Amadeus, pues tiene, como no podía ser de otro modo, la banda sonora del Genio.

    Sólo me queda decir: ¡volvamos a Mozart!...¡SIEMPRE!
    ¡¡¡Gran, gran Opera!!!

    Y a lo que me respondía...pues sí compañero, a palabras necias oídos sordos.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso,Jose.
    Como dice Locuaz, siempre nos quedará Mozart como asidero espiritual de emociones.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Fantástica. Una ópera fantástica.

    Yo también voy a ponerla.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.