martes, 14 de abril de 2009

J.S. BACH VISITA A DIETRICH BUXTEHUDE(1637-1707).


En 1705, el joven Johann Sebastian Bach marchó a pie a Lübeck para oír tocar el órgano a Dietrich Buxtehude. Bach tenía entonces veinte años y ocupaba su primer puesto de trabajo como organista de la pequeña ciudad de Arnstadt, en Turingia. Había pedido cuatro semanas de permiso, pero, con gran enfado de sus patrones, su ausencia se prolongó casi cuatro meses. El viaje –de unos 480 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta– le llevó un tiempo de varias semanas, pero Bach encontró otros motivos para quedarse en Lübeck.
El primero y principal, la técnica organística de Buxtehude .
Sin embargo, el momento elegido para la visita de Bach evidencia otro de sus posibles motivos. Es probable que llegara a Lübeck en noviembre de 1705, justo en el momento en que iban a comenzar los ensayos para la serie de conciertos ofrecidos por Buxtehude antes de Adviento y durante este ciclo litúrgico. Dichos conciertos, conocidos con la denominación de Abendmusiken, eran actos importantes que contaban con el patrocinio de los comerciantes de Lübeck. En ellos solían ofrecerse obras policorales y a menudo intervenían cantantes contratados en Hamburgo.
En ese año de 1705, el acontecimiento principal consistió en dos conciertos que se ofrecieron, por un lado, en honor del difunto emperador del Sacro Imperio Romano y, por otro, con ocasión de la elección de su sucesor. Bach asistió probablemente dichos actos, en los que intervinieron coros, trompetistas y timbaleros. Es de notar que estas audiciones incluían la representación de cuadros escénicos que ilustraban los temas tratados en los oratorios.
Es probable que encontrase algunas cosas como estas. http://www.youtube.com/watch?v=3gg4QTSwJMw

3 comentarios:

  1. Estoy quitándome horas de sueño, pero estoy disfrutando con el video que ha colgado usted. Viola de gamba, Tiorba-Ismael, voces celestiales, contratenor; a ratos esta música de Buxtehude me recuerda a mi adorado Purcel en el estilo de la polifonía vocal. Tengo en esta época, en la mesilla de noche musical, tres volúmenes de la música de cámara del maestro organista de Bach. Maravillosamente bien traído y mejor ilustrado.
    Gracias mil.

    ResponderEliminar
  2. Belleza la música de los órganos. No me va a creer usted mi estimado Bate, pero la música que más me ha estremecido es la emanada del órgano monumental de un Catedral Gótica. De erizarme la piel.

    Gracias por este post

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.