miércoles, 25 de marzo de 2009

MELANCOLIA.




"El rito y la regla"


En el patio, mi padre, con su túnica negra, en la madrugada más profunda de la clarísima ciudad, se ha puesto solemnemente el negro capirote.


Silencioso es el rito, no aprendido,sino heredado, yéndole en la sangre, pues los siglos se ven hasta en la forma de sujetarse el antifaz al rostro. (Y silencioso y sin hablar con nadie,el nazareno escogerá el camino más corto...)


Oh padre mío,cuánto silencio hay en este Viernes tan lejos de mi vida, cerrada para siempre la cancela que a nadie espera ya. Hoy la memoria escoge el camino más corto para herirme.

(Rafael Montesinos)


Agazapado en un rincón de la escalera que unía el bar de mi padre con la casa que padecimos, aprendí a querer a la Macarena, al Cristo del Cachorro, a Jesús de Pasión. Comencé a sentir la Pasión como una forma de ver la vida, de vivir los días. Los hombres del bar alternaban con cercanía, con cariño, pero también con la exaltación que produce los amores queridos. Me hacían sentir un privilegiado por encontrarme ahí, escondidos de mis mayores, paladeando cada una de las palabras que me llegaban, soñando con ser yo el protagonista de esas historias de encuentros con la madre de Díos, que en Sevilla se llama Macarena .
-Niño acércate pa escuchar mejor, miarma., me decía siempre la misma persona, la que antes descubrió, que me quedaba embobado escuchándole hablar de las cosas de la tradición, el mismo que con unos tintos de más se lanzaba por una saeta cargada de emoción, harta de penas…..Ay Macarena de nuestras esperanzas, virgen guapa…¡¡¡
Tres golpes de llamador levantan un paso al cielo de Sevilla, y tres veces negó San Pedro al Señor. Toda la semana santa Sevillana esta cargada de alegorías. Todo está en su sitio, en el momento justo.
Noches de humos de tabaco, de aromas de aceitunas pobres, de luces viciada de los bares de antes .
Retablo de maravillas contadas al calor de una querencia. Encuentros deseados de unos hombres que a veces lloraban de emoción recordando sus recuerdos, el vino ayudaba, pero la melancolía era puntual, no fallaba.
Aparecía como una suerte de fantasma el primer día de cuaresma, ese primer día que la radio programaba su edición especial para la cuaresma, bendita cuaresma. Las primeras marchas procesionales del año sabían a gloria, y las torrijas de mi madre eran y sigue siendo lo mas sublime que he tomado y tengo la certeza, probaré en esta vida. La magdalena de Proust es un simple recuerdo al lado de las torrijas de mi madre. Todo hay que hacerlo con cariño, y en las cosas de la cocina es lo único que hace falta.

La semana santa es un mundo que tiene su lenguaje, en el que todos los sentidos tienen que estar alerta, donde cualquier detalle es una categoría y la luz un atrezzo que sirve para deslumbrar a una virgen de Sevilla.



9 comentarios:

  1. Bate

    Soy de provincia, de un estado llamado Guerrero y ahí, en una pequeña ciudad colonial -preciosa- llamada Taxco, se celebra la Pasión de Cristo tal y como se hacía 200 años atrás. El viernes santo, la procesión del silencio es tan, pero tan impresionante...

    Un abrazo melancólico

    ResponderEliminar
  2. Oiga Marichuy, en Sevilla hay procesiones con más de 600 años, y en algunos aspectos las reglas se siguen respetando, ya no se flagelan los penitentes pero casi.Usted vive en un lugar que se llama igual que mi apellido. Algún día, jose manuel guerrero irá a GUERRERO, jejejejejejejejejejejej que tonto..

    ResponderEliminar
  3. Bate, es un texto precioso.

    - - -

    ¡Eh! ¡Taxco! ¡Santa Prisca de Taxco!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, se escribe sencillo de lo que se ha mamado.

    ResponderEliminar
  5. Un texto maravilloso,Jose.
    Me ha emocionado.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo se que la Semana Santa …de Sevilla va con tigo allí donde quiera que te encuentres, pero sigo esperando ,a pesar de mi miaja de apatía al llegar el momento, que usted me acompañe por fin al ritual cofradiero. Atrincherarnos en uno de esos recodos de entre los rincones mágicos de las calles de Sevilla, hacer de él enclave privilegiado, y que usted me desvele esos detalles que al no iniciado se le pasan por alto, y que tu sabes “mejor que nadie” (vaya cumplido).
    A usted le pone tela, tela la Semana Santa sevillana; tela marinera. Emocionantemente buena su entrada de hoy.Pa enmarcar vaya.

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo Morato, sabes que todo llega, y sabes también que tenemos la suerte de tener la ciudad mas bonita del mundo,aunque se pueda a veces mejorar.....

    ResponderEliminar
  8. ¡Quillo! Has escrito con toito el corazón. Un abrazo de tu vecino -o casi- que en esta semana y la que sigue, no se harta de publicar cosas de nuestra Semana Santa, en http://www.spaintube.es/category/articulos
    ya sabes donde podrás ver "el caballo" saliendo en la Calle Pureza, y entrando y saliendo de La Campana, por ejemplo. Pásate por allí y verás que nos unimos en este sentimiento.

    ResponderEliminar
  9. el cielo en primavera no se puede mejorar, fede

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.