viernes, 13 de marzo de 2009

CRÍTICOS GASTRONÓMICOS


Texto sacado de una crítica gastronómica


Si a la vieira con macadamia y compota de tomate cabría ponerle algún “pero” achacable a la excesiva potencia de la última, el huevo poché con salsa de mantequilla tostada y puerros es irreprochable gustativamente.
El ragú de setas, levemente aromatizado con regaliz, y una suave y aérea crema de gorgonzola difícilmente disgustará a nadie. Menos lograda nos pareció la lubina con leche de piñones y coles salteadas, un trabajo algo desdibujado.
Los dos platos finales, magníficos, nos hacen abandonar cualquier reserva anterior.
El bacalao confitado a baja temperatura, con un sabroso punto de sal, con sus callos emulando una carbonara y en compañía de una yema de huevo y piña infusionada en vainilla, invita al disfrute gourmands de sabores y texturas.

El pollo relleno de una farsa trufada y acompañado de un helado de azafrán, alusión a la tradicional pepitoria, ennoblece un ave que solemos menospreciar. La visita invita al optimismo.

Y al ayuno, añado yo.

6 comentarios:

  1. ¡Pero este texto es buenísimo!

    Estas petulencias siempre me hacen reír. El clásico "ir de guai y no pasar de chachi". Entre los historiadores del arte contemporáneo es muy habitual. Ellos lo suelen llamar "el complejo discurso del arte contemporáneo". Yo lo llamo de otra manera...

    ResponderEliminar
  2. ¿ como lo llamas?

    El texto es muy bueno, pero prefiero comerme un bocata de anchoas de cantabria con una cerveza.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuál es la diferencia entre un crítico de cine y los demás?

    En que mientras que a los primeros les pagan por criticar la película, los segundos se pagan la entrada de su bolsillo.

    P. D. Voy a hacerme crítico gastronómico. Puede ser la solución a mi particular crisis. De todas formas donde estén un buen par de huevos (fritos) con jamón... ;-P`¨

    ResponderEliminar
  4. J.F.: O una buena cazuela de espinacas con garbanzos, o un guiso de papas con bacalao, y todo regado con un rioja.

    ResponderEliminar
  5. Bate
    Antes pensaba que los críticos de cine eran los más petulantes. Pero qué va, junto a los critcos gastronómicos... aquellos son un pan de Dios.

    Y ya me dio hambre (acá en México es la hora dela comida).

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.