miércoles, 11 de marzo de 2009

Bram Stoker y su Drácula.


Bram Stoker fue el tercero de siete hermanos salidos del matrimonio formado por Abrahán Stoker y la feminista Charlotte Thornle. Siete churumbeles… no me digan que no es una feminista con todo sus avios, igualito que las de ahora.

El chaval que estuvo bastante chungo de salud, precisó de profesores particulares los primeros años de su formación en casa, y mayormente en la camita.
Ahí es cuando la mamá le ponía la cabeza como un tomate de mazagón a base de cuentos de fantasma y brujas, y ahí no queda la cosa, el padre, cuando llegaba del curre, lo sentaba sobre sus regazos y le largaba historias sangrientas.
Así es normal que el niño saliese como salió, con mas peligro que un juez harto de migas, después de una cacería.

El muchacho, todo un hombre hecho y derecho, entró enchufao de funcionario en el castillo de Dublín, lógico, más fantasmas. Porque no he dicho que era irlandés, no?.
Pues si, y concretamente de Clontarf. Esta ciudad es famosa por la Batalla de Clontarf de 1014 donde Brian Boru, Alto Rey de Irlanda derrotó a los invasores vikingos. Esta batalla representó el final de las guerras Irlando-Vikingas.
Casi siempre escribía de noche ya que era un gran noctámbulo. En 1876 abandonó Irlanda para ir a Londres, acompañando al actor Henry Irving, quien lo había contratado como representante y secretario tras leer su crítica de "Hamlet", producción sobre William Shakespeare en la que Irving intervenía.
En 1878 se casa con Florence Balcombe, antigua novia de Oscar Wilde, ¿ pero este no era gay?, o eso han dicho siempre. En fin. Tiene un hijo que salió más normal que el padre.

Ahora vamos a la crítica del libro. Stoker concibió la obra cuando, a raíz de una indigestión de cangrejo, tuvo alucinaciones de una especie de rey de los vampiros que salía de su tumba en busca de sangre. Lo normal. A mí me dio hace tres o cuatro meses una intoxicación por comerme un melocotón, que me encanta pero no debo probarlos ni olerlos, y lo único que se me pasó por la cabeza es denunciar al frutero por tener una mercancía con tanto pesticida. Pero claro, ni yo soy Bram Stoker ni mi padre cuando llegaba del curre se iba a parar en mariconadas.

La terminó de escribir en 1897, y si me dicen que elija un libro para regalar a una persona que quiero, no dudaría en elegir este libro. Hay libros que están tocados por la gracia de los dioses, por un misterio insondable que hace que una obra sea imperecedera, que el paso del tiempo urge en las palabras y las transformen en vida.
Nunca como con este libro he sentido la poderosa atracción de la buena literatura, la de verdad.

Bram Stoker moriría a causa de la sífilis, el 20 de abril de 1912, a los 64 años. Murió en una humilde y pestilente pensión de Londres y en sus últimos minutos de vida no paraba de señalar a una esquina de su habitación mientras una y otra vez pronunciaba: "Strigoi", palabra que en rumano significa vampiro, el ser que tanto había investigado y perseguido para su obra Drácula.

7 comentarios:

  1. se ve que es un libro muy malo!!
    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Oye, me acabas de descubrir el Mediterráneo. A pesar de que me gustan las historias de vampiros, vi millones de pelis de vampiros y Dráculas (desde Christopher Lee hasta la horrorosa Drácula 2001), y me leí todo lo que escribió Anne Rice, incluidos sus últimos libros sobre Cristo (el primero, muy bueno), nunca leí el Drácula de Bram Stoker.

    De hecho, leí en el instituto en clase de inglés una versión adaptada de menos de cien páginas.

    Muy buena idea, oye. Tengo que leer Drácula.

    - - -

    Por cierto, y en cuanto a Wilde, de hecho estuvo en la cárcel por sus relaciones con otros hombres. No sé si es que era bisexual, un fresco o que utilizaba a las mujeres como tapadera. En todo caso, en Inglaterra la homosexualidad fue considerada delito hasta 1967.

    ResponderEliminar
  3. bate

    Ese libro de Bram Stoker es el padre de todos los dráculas habidos y por haber. Que luego viniera Hollywood a tergiversar el asunto, ya fue otro cantar.

    Lo que no sabía eran las difíciles condiciones en que lo había escrito. Mira, creo que el fue peor que a Wilde, éste por lo menos no murió en una celda.

    Un saludito

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que es un gustazo la gran literatura romántica de terror. Desde Bécquer con sus leyendas a Lord Byron pasando por supuesto por Poe. Estas leyendo una joya literaria aderezada con el pulso nervioso de un miedo irracional, ancestral, que en realidad no es más que el miedo que tenemos a esa parte desconocida de nuestro propio ser y que han sabido narrar y contar como nadie las grandes del s. XIX.
    Tengo en la pila de libros pendientes el de Bram Stoker por supuesto.

    ResponderEliminar
  5. Morato, ni un día mas sin leerlo.

    ResponderEliminar
  6. A mi el libero de Stoker(lo leí en inglés)me parece una historia de amor maravillosa,camuflada en terror gótico.
    Vlad Dracul busca al amor de su vida,a Mina,en esta vida y en la otra.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.