jueves, 19 de marzo de 2009

BILOCACIÓN




Hace tiempo que tengo pendiente una visita al convento de la Concepción en Agreda (Soria).
En este lugar descansa los restos de Sor María Jesús de Agreda, fundadora del convento y religiosa de la orden de las concepcionistas franciscana, y con el don de la bilocación.

Mantenía correspondencia con el rey Felipe IV. Un día le llegó al monarca la noticia de una monja española que andaba evangelizando a indios en Nuevo México, pero con la asombrosa peculiaridad de no haber salido nunca del convento.

La bilocación es un fenómeno en el cual una persona podría estar o parecer que está, en dos lugares a la vez. Hoy en día nos serviría de ejemplo algunos periodistas de tertulia de mesita de noche.

En la tradición cristiana hay numerosos testimonios que dan fe de esta presencia simultanea de una persona en dos lugares diferente.

Los primeros evangelizadores españoles que llegaron a esas tierras , allá por el principio del siglo XVII, se encontraron con una tribu de indios que los reciben portando una cruz. ¿Se imaginan los que sentirían esos hombre de Dios al ver tal milagro?. Los frailes comenzaron a interrogar a estos indios y llegaron a la conclusión que se trataba de una monja española que se les presentaba, y que les hablaba de las Sagradas Escrituras.
¿No es asombroso?

Hay más. Toda esta historia está escrita por un religioso, fray alonso de Benavides, para Felipe IV, y publicado por la Imprenta Real de Madrid en 1630, en el que se da cuenta de la intervención de la monja en la evangelización de Nuevo México.
Fray alonso de Benavides era el responsable de la región de Nuevo México, cuando fue relevado por fray Esteban de Perea, había logrado ya la conversión de más de ochenta mil indios. Visitó Agreda para entrevistarse con Sor María Jesús y aclarar su implicación en las apariciones americanas.

Acabo de ponerme en contacto con las monjas para fijar la visita.




Y ahora les dejo con otro hecho sorprendente de la vida. .http://www.youtube.com/watch?v=waxat-_tRH8&feature=related

9 comentarios:

  1. Asombroso lo que cuentas. A veces desearía tener ese don. Apunto Agreda en la lista de destinos pendientes.

    ResponderEliminar
  2. A mi me alucina esta historia. Fíjate que hace unos años tuve conocimiento del caso, y en cierta medida, me sigue la historia. Solución, ir a la casa de la Venerable Sor María Jesús a ver que que hay allí para mí. Tremendo.

    ResponderEliminar
  3. Bate

    Extraño en mi -un poco escéptica en estos tiempos, pero pocos lugares me hacen sentir más tranquila y casi en otra dimensión, como los conventos y las iglesias; entre más antiguos, más feliz soy.

    Una lástima estar tan lejos; me apetece su visita.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hubo una temporada en que esta mujer aparecía constantemente citada en las cosas que leía. Desde entonces me parece muy interesante (aunque no he profundizado) y me apetece leer su Mística Ciudad de Dios.

    Si la has leído: ¿merece la pena o no?

    ResponderEliminar
  5. Merece la pena, aunque no la he leido. La mujer mantenía correspondencia con Felipe IV y por lo visto de esas correspondencias se extrae mas conocimientos del Hausburgo que muchas biografias. ¿ Como lo conseguía noatodo? Hablamos de una monja de clausura con pocos recursos.

    ResponderEliminar
  6. Creo que Sánchez Dragó tiene también el don de la bilocación; está en todas las tertulias el tío.
    Realmente el fervor religioso: la fe, catalizado por la pasión de la mística española en el siglo XVI, no dudo que pudieran obrar tales milagros.
    Lo de por arte de “birlibirloque”, ¿tendrá relación con esto?

    ResponderEliminar
  7. Las monjitas siempre tienen más recursos de lo que parece. Con un poco de harina, las raspas de un limón y un huevo pueden hacer unas galletas maravillosas.

    ResponderEliminar
  8. me encanto el detalle de los conventos, la historia de correspondencias de cartas y sobre las galletas ... jajajaja

    ResponderEliminar
  9. Jamás había oído nombrar a esta monjita y no sabía que teníamos tan cerca otro cuerpo incorrupto. Lo de los cuerpos incorruptos es algo que me deja ojoplática... cuando veo a santa Bernardette o al Padre Pío en las fotos que hay por ahí es impresionante.

    Hay que ir a Soria, sip.

    Besos.

    (jo, no me había dado cuenta de las pedazo de entradas que tienes con la etiqueta de religión, tengo que venir con tiempo)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.