lunes, 2 de marzo de 2009

Amor de Cristo.



Fue un atardecer, de luz cegadora con una capa de sensualidad. Nunca supe lo que me esperaría amor, tal vez el cáliz de la ignorancia. Fue un día de calores que nos sofoca y que no tienen compasión. Un día de vanas esperanza, de los que ya no quedan. Nos perdemos tanto por el camino que no logramos encontrar el susurro de tu piel. Hay tantas brisas como suertes perdidas, y yo con estas sutilezas de rencores encontrados.
La hormiga se cansó de esperar, la cigarra sigue a lo suyo, cantar y trotar. Trotar por parajes donde se ocultan el esfuerzo. Hay tantas veredas por descubrir…., que salga el dios del viento y sople mansamente la tenue luz ha escoger. El atardecer, el anochecer, el amanecer, el querer, el saber y no poder. Dios tiéndeme una mano, que el que te reza todos los días espera de Ti . Dios de la madera que fuiste creado por manos pecadoras, lánzanos el puñal que aflige tu garganta, Dios del amor no nos abandones, Dios de la luz cegadora que nos mira, harte luz.
Cabalgamos llevando la Cruz.
Jamás de los jamases emprendemos nada de los nadases sin Tu ánimo, ánimas benditas de los quehaceres. Día a día, tramo a tramo.
Guardián de la Fe.

2 comentarios:

  1. lo del pan de muerto está en : http://respirapoemas.blogspot.com/2009/02/que-es-el-pan-de-muerto.html

    ResponderEliminar
  2. ¡¿Cuando se come aquí?!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.