lunes, 19 de enero de 2009

EN BUSCA .


Mañana saldré a buscar otra vez los cerros y los caminos nevados. Y por el sendero estaré atento de los cuervos, miraré más allá del atajo en busca de algún corzo, que ya he visto más de uno. Mañana tendré la ilusión de un pequeño cuando me suba al coche y ponga rumbo a las montañas.
Cada vez entiendo más el sentimiento de esas aguerridas personas que salen a buscar las cumbres de sus atalayas. Cada vez paso más tiempo en los caminos que no conducen a ningún lado, los caminos verdaderos, los que ya no quedan. Por los promontorios de la nevada que cae cuando menos esperamos, por la aflicción de la cara que atesora muchas pérdidas.

2 comentarios:

  1. Hola Bate, no soy ducho en bloggs y de hecho esta es la primera vez que escribo en uno, si no recuerdo mal (bueno la segunda). Tampoco garantizo mucha puntualidad, pero eso da lo mismo. Lo importante es que me gusta lo que has escrito, junto con la foto, junto con el título del blogg. En algún momento de la vida nos encontramos perdidos, y entonces salimos al camino, a ninguna parte. Vamos a cazar o a observar, corzos, nieves perpetuas, caminos desolados que tienen vida. Estás en una tierra rica, amplia, casi se diría que eterna. Siempre que estoy por esos lares se apodera de mí una tendencia al centro, hacia las cosas que verdaderamente importan. Esos pueblos, la piedra, el basamento. Y también estoy plenamente de acuerdo en lo que dices en el segundo comentario. Por supuesto, pa que aprender tan bien la informática si el que te la da no tiene la autoridad o credibilidad para dártela. Pero bueno, en las clases la autoridad se gana a pulso, con cuidado, eso sí, ya que si te pasas un poco te meten un expediente. Yo creo que esta tendencia, que ha abarcado toda la post transición en España y que ha consistido un poco en ir hacia el otro lado de lo que fue el periodo franquista, está agotada. Es una sensación, pero intuyo que el péndulo, habiéndo recorrido todo el ángulo hacia el otro lado (la desfiguración de la llamada progresía por su extremo) está ya a punto de caer hacia el otro lado. Ya es necesario, casi urgente. Estaremos atentos. Un abrazo, caminante. Bejar

    ResponderEliminar
  2. Un botellín y unas pijotas fritas... delante del mar y del amor de tu vida. ¿acaso hay algo mejor?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.