martes, 27 de enero de 2009

Educación,convivencia,ilusión,etc,etc.


Me parece cruel decirle a un niño en el nombre de una laica beatitud y unos prejuicios miserables e impostados, que los Reyes Magos no existen. Son los que a la Navidad llaman solsticio de invierno. Los mismos que luchan a brazo partido (cuanta energía dilapidada) en los juzgados para quitar un crucifijo de una pared clara y desnuda. Los mismos a los que la visión de un Belem les produce gastritis. Los mismos y las mismas que quieren despojar de conocimientos a la juventud. La historia ya no se estudia, la literatura es un cuento chino, más cuento que nunca y la gramática vale para mandar un sms abreviado.
Y es que da grima ver como se están cargando una generación tras otra. Parece como si lo único que le quisieran dar fueran derechos. ¿Sabe esta tropa que los derechos si no van acompañados de unos deberes, no valen para nada?
La última vez que estuve en casa de mi hermana Amparito intenté salir a la playa con mi sobrino, ir al cine, salir con las bicicletas por el campo, que por aquellos días recuerdo de un verde soberbio, charlar con él, nada, imposible. Se tiró el tío dos días seguidos jugando a la videoconsola. Que nadie vea en esa actitud, no sé, un rasgo rebelde. Lo único que había ahí era indolencia. Lo más parecido a un viejecito del IMSERSO, mi sobrino de trece años.
Nada más hay que darse una vuelta por una de esas series de televisión hecha para jóvenes, para entender lo que digo. Mucho pircing, o como se escriba, mucho buen rollito, mucho padre guay, mucho mariconeo y mucha poca vergüenza. Si ya hasta los dibujitos animados parecen pensados para anti sistemas.
En el nombre de lo políticamente correcto se están cometiendo auténticos disparates.
Si un padre le da un coscorrón a su hijo porque este está empezando a tener más peligro que un mihura, se busca una ruina. Ahora bien, si un niñato de 17 tacos y 11 meses se pone ciego de cocaína, se le cruzan los cables, y mata al primer pobre que pase por su lado, lo más probable es que no le pase nada al niñato. Por la sencilla razón que el angelito es menor.
- Menor en qué miarma… si la criatura es un ropero empotrao de 1,20 por 1,90.

1 comentario:

  1. El delicadísimo tema de la educación con los referentes morales y, como usted dice, “valores” puestos en cuarentena.
    Creo que ni el mayor dictador de la historia podía soñar con un escenario semejante y más favorable para sus sometedores fines: una juventud totalmente adormecida, sin ilusiones y sin ideales, una infancia consumista al máximo y que se inicia en el sexo antes que con la tabla de multiplicar, una población de mediana edad sin sentido crítico y “traumatizada” por las señales de sus padres (¿¡!?). ¡Si señor lo han conseguido una sociedad a la medida de oportunistas, y desaprensivos y políticos demagógicos y sin escrúpulos!
    Para muestra un botón:
    http://festivaldecortos.produccionesmaya.com/espartinasdecine2008/cortospremiados/estoyanoesloqueera.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.